La aburrida jubilación de Biel

José Edo

José Edo

Desde hace algún tiempo, quien fuera líder del PAR, D. José Ángel Biel Rivera se prodiga en los medios de comunicación dando lecciones a diestro y siniestro sobre los avatares y el discurrir de la política, ya sea de ámbito regional o de ámbito nacional. Es normal, un hombre acostumbrado a mover los hilos del teatro de guiñol que para él ha sido la política aragonesa necesita seguir estando presente, para que nadie le olvide ahora que ya no puede manejar nada. La jubilación ha sido, siempre, un momento difícil para las personas.

Para Biel lo es incluso más, porque no encuentra un acomodo que le mantenga en un lugar de privilegio como el que ha tenido en los últimos cuarenta años. Siempre ha sido D. José Angel un hombre pragmático: unas veces aragonesista, otras veces centrista , otras conservador y otras, cuando le ha convenido, apoyando a los partidos populistas. Sin importarle nada, solo mantener el control del teatro de guiñol. Hasta se ha permitido el lujo de no ver reparos en que Podemos entrase a formar parte del Gobierno de Aragón.

Hoy que es un ilustre jubilado parece que se mueve entre el aburrimiento de su senectud y la incomodidad de quien ya no pinta nada. Pero que se aburra no le da derecho ni a mentir ni a ser el muñidor del mapa político en Aragón, como siempre ha sido o pretendido ser. Ahora se ha aliado con el PP porque quiere salvar a España de Pedro Sánchez. Si Santiago Lanzuela levantara la cabeza se quedaría atónito. Si Rudi dijera de él lo que piensa se quedaría afónica. A los dos los traicionó, a los dos los vejó, pero ahora ha descubierto un nuevo líder en la derecha, el Sr. Azcón. A éste ya no le podrá traicionar, mangonear, humillar ni vejar. Ya sabemos que hay que terminar con Lambán para acabar con Sánchez y si para ese objetivo hay que laminar al PAR, se hace. Si para ese objetivo hay que pactar con Ciudadanos, se hace, como lo ha estado haciendo estos años. Y si para ese objetivo u otros de ámbito personal hay que acabar con Arturo Aliaga porque no se ha plegado a sus intereses, se hace. Ya está. Así ha entendido siempre D. José Ángel Biel el poder.

Lo que no entiendo es el interés de Biel por embarrar el campo de juego. Porque sobre comprar y vender concejales él debe saber mucho, como sabe de manipular Congresos en su partido. Pero acusar a otros sin pruebas es de una estulticia impropia de quien ha ocupado ilustres cargos institucionales. De dar lecciones sobre los debates propios o impropios en las Cortes debe saber algo quien, en su condición de presidente de la Cámara, fue capaz de paralizar un debate presupuestario cuando le vino en gana para chantajear a Rudi si no le daba 30 millones para sus alcaldes.

En definitiva , Sr. Biel, lecciones doy que para mí no tengo. Usted tiene todo el derecho de opinar, de criticar y de pontificar, pero debería saber que la dignidad de un gobernante no acaba en el ejercicio de su cargo, también es importante que la practique cuando uno ha llegado a la jubilación. Usted quiere ser un espejo en el que se miren otros, pero no es más que un esperpento político de los que tanto y tan bien escribió Valle Inclán. Guardo una carta firmada por un político conservador enviada a los turolenses a finales de los años 70 del pasado siglo, que termina animando a los ciudadanos a acudir a las urnas y con un rotundo "pero sobre todo no votes a la izquierda". Han cambiado poco las cosas para algunos.

** José Edo, miembro del Comité Federal del PSOE**