Al viejo árbol

La deuda no es de nadie

Álvaro Sierra

Álvaro Sierra

El techo histórico que tenía la deuda pública española, tanto la del conjunto del Estado como la de la Seguridad Social, ya ha sido superado. Y mientras la deuda se dispara el Gobierno de Sánchez sigue empeñado en no hacerse eco de la realidad financiera y el contexto internacional. El incremento en más de 75.000 millones de euros en tan solo el año 2022 es preocupante. El aumento desenfrenado de la deuda es un síntoma negativo si se busca financiación en los mercados internacionales o si, por motivos cíclicos, se entrara en una recesión como ya sucederá con algunas economías de la zona euro.

La cifra es para reflexionar: la deuda española ha aumentado en 300.000 millones desde junio de 2018. Es por eso que no debe sorprender el aviso que ya lanza la Comisión Europea: hay que reactivar las reglas fiscales y reducir la deuda. En un principio, el año que viene 2024 se reactivarán los límites de déficit y de deuda que fueron suspendidos por la irrupción del covid-19. A pesar de las buenas cifras económicas de España tanto en crecimiento del PIB como en creación de empleo, y siempre comparado con otros países del entorno europeo, cabe ser cautos.

España es el cuarto país más endeudado de la UE y ya supone el 113% del PIB. No es motivo de alegría plena saber que tu país crece y crea empleo al tiempo que dispara la deuda sin ser consciente de ella como una debilidad. Hay quien decía que el dinero público no es de nadie y que la deuda es ilegitima o puede aumentarse hasta donde se quiera. Pero eso es saber poco de economía.

Por el momento, el Gobierno de Sánchez no atiende las peticiones de Bruselas. Tampoco las propias: ni caso a los informes del Banco de España ni de la Airef. Todos ellos apuntan a una contención inmediata de la deuda.

Suscríbete para seguir leyendo