Opinión | editorial

El Gol Sur, los grandes paganos

Los miles de abonados que hasta ahora contaban con un asiento en el Gol Sur de La Romareda para ver a su Real Zaragoza serán los grandes paganos del obligado recorte de casi 9.000 asientos que sufrirá el vetusto estadio como consecuencia de la demolición y las obras de reforma que sufrirá esa zona a partir del próximo 8 de julio. El club ha hecho tabla rasa y ha respetado la situación del resto de aficionados, que podrán disfrutar de su ubicación durante la temporada 2024-2025, pero no ocurrirá lo mismo con los zaragocistas del Gol Sur, que tendrán tres opciones: reubicarse en los huecos que queden libres en el Gol Norte de La Romareda al mismo precio, ocupar un asiento libre en Preferencia o Tribuna Este (con subidas de precio superiores al 60%) o despedirse de ver al equipo de sus amores. Se da la circunstancia de que la zona más cercana al Auditorio de Zaragoza apenas tiene huecos libres (el club no facilitó a este diario la cifra concreta) ya que allí se ubica también la grada de animación, lo que reduce el número de butacas disponibles. Por tanto, las alternativas para los menos afortunados serán pocas y pasarán por asumir un incremento de precio imposible para muchas familias, es decir, una subida encubierta de los abonos, o quedarse en casa.

El pasado 22 de abril, este diario publicaba una información en la que alertaba de que la próxima temporada el club «planeaba» un notable incremento de precios para los socios. La noticia fue respondida por el Real Zaragoza con un duro comunicado en el que se afirmaba que la información era «rotundamente falsa» porque, apuntaron, «desde el club no se ha valorado incrementar el precio de los abonos». Hoy, los números (sobre todo en el caso de los afectados del Gol Sur) dan la razón a EL PERIÓDICO DE ARAGÓN. Los zaragocistas del fondo sur que quieran ver el partido en directo podrían encontrarse con aumentos superiores al 60% en el mejor de los casos, si no tienen hueco en el Gol Norte. Además, los más de 17.000 aficionados que se acogieron a la congelación de los abonos el pasado verano al ser renovados antes del 31 de mayo de 2023 tendrán que pagar entre un 13 y un 17% más si quieren ver al Real Zaragoza en La Romareda. Es cierto que el club advirtió de que esa medida de gracia no se vería prorrogada esta temporada, pero la realidad es que esos 17.000 aficionados que se acogieron a ella y los afectados del Gol Sur que sigan yendo al estadio este año deberán desembolsar entre 30 y 100 euros más en el primero de los casos. La cantidad será mayor para quienes estén en la segunda circunstancia.

Este diario entiende las dificultades que entraña reducir la capacidad del estadio con semejante masa social (más de 28.000 socios) para acometer la reforma del estadio, pero quiere subrayar la profesionalidad y el buen hacer de sus redactores. Es el único aval de este medio, que no desea otra cosa que al club y al equipo le vaya lo mejor posible (en lo económico y en lo deportivo) y logre ascender a Primera lo antes posible.

Suscríbete para seguir leyendo