Kiosco

El Periódico de Aragón

Carolina González

Con el agua al cuello porque quieren

Vox lo pide y el Gobierno de Zaragoza PP-Cs obedece. Es lo que tiene depender de los dos concejales de la formación de extrema derecha para sacar adelante cualquier proyecto si has elegido previamente ignorar al resto de grupos municipales. Ocurrió con la creación de la oficina de violencia doméstica, el recorte de la financiación a la cooperación y ahora con la portada de un disco.

El tema en cuestión es la bonita ilustración de Eva Cortés para una nueva edición del disco O Zaguer Chilo V, integrado por 20 canciones de grupos de Aragón con el objetivo de visibilizar el uso del aragonés en la música actual. La imagen elegida por la artista es una mujer vestida con la indumentaria tradicional aragonesa orinando. Descrito así igual llama la atención, con una salvedad. Que es un homenaje a la portada del disco Con el agua al cuello de Ixo Rai!. Ya saben, un grupo aragonés que a veces cantaba en aragonés y resulta popular entre los aragoneses. Aunque, visto lo visto, parece que no todos lo conocen. Porque si de verdad saben de su existencia y aun así han exigido retirar el disco de la página web del Ayuntamiento de Zaragoza…

Más allá de la estampa cotidiana que joteras, camioneros, jóvenes, abuelas y cualquiera, han tenido que hacer en algún momento de la vida porque la necesidad aprieta, el revuelo no radica en el qué sino en el quién. Cuestionar una obra artística, una publicación, una opinión, hasta el límite de exigir su retirada es peligroso. ¿Quién marca lo que engloba y lo que no? ¿El buen gusto, las preferencias de los que gobiernan, la ética del alcalde de turno?

Evidentemente hay chistes desafortunados, bromas desacertadas, comentarios fuera de lugar… pero la creación artística es otra cosa y más si, como en este caso, no es algo que ofende, insulta o criminaliza. Eso ya lo hacen otros.

El problema de esta obra, al parecer, radica en la imagen que transmite de la ciudad, del ayuntamiento, de la mujer y de la candidatura de la jota para ser patrimonio inmaterial de la humanidad. Según Vox es inadmisible, además, porque la ordenanza municipal prohíbe orinar en la vía pública. Vox dixit.

Es una lástima que otras obras como los carteles que una asociación católica mandó colocar en marquesinas de todo el país para presionar a las mujeres que acuden a clínicas a interrumpir el embarazo les parecieran más adecuados. Aquella publicidad decía Rezar frente a las clínicas abortistas está genial. El equipo de gobierno de Zaragoza defendía entonces que era potestad de la empresa que las gestiona. El alcalde popular de Madrid afirmaba que era libertad de expresión. Cómo cambia la película cuando se trata de arrimar el ascua a tu sardina.

Compartir el artículo

stats