Kiosco

El Periódico de Aragón

Ángela Labordeta

El triángulo

Ángela Labordeta

Más aragonesistas

En estos días, alrededor del Día de Aragón que hoy celebramos, han pasado cosas que ojalá nos hagan ser más aragonesistas en el sentido implícito de la palabra. Más aragonesistas para ser más universalistas, más aragonesistas para ser ese trozo del mural de tu vida que se ata a la memoria colectiva y te permite disfrutar con todos los paisajes conocidos y por conocer. Más aragonesistas, en definitiva, para decir 'Entalto Aragón' sin que eso provoque rechazo o sea visto como una razón de enfrentamientos o fundamentalismos que nada tienen que ver con Aragón y el aragonesismo. Que el Gobierno de Aragón haya dado el Premio Aragón a la revista 'Andalán' en su 50 aniversario y que sea Eloy Fernández Clemente quien recoja el galardón y haga el discurso nos hace más aragonesistas, porque de alguna forma Eloy se inventó el Aragón moderno y atado a otras voces y otras voluntades construyó no solo 'Andalán', publicación definitiva para entender por qué Aragón es algo más que una región periférica o una estación de servicio entre Barcelona y Madrid, sino que también fundó, junto a otros compañeros y compañeras, el Partido Socialista de Aragón que era algo así como «planta un árbol sobre la tierra estéril y ayúdalo a crecer, así es el aragonesismo que tenemos que hacer».

He conocido grandes aragonesistas, hombres y mujeres que se echaron Aragón a la espalda para defenderla y amarla

decoration

En estos días muchas voces se reclaman autonomistas y aragonesistas cuando ciertamente algunas de ellas fueron más centralistas que aragonesistas y tan autonomistas que dejaron a Aragón encallada, avergonzada de su pasado histórico y sonrojada por querer reivindicarse país sin ofender y sin ofensas. Pero el aragonesismo sigue creciendo porque es un sentimiento colectivo que nos define sin destruir y nos une sin que eso suponga desunirnos de otros que son vecinos y amigos. He conocido grandes aragonesistas, hombres y mujeres que se echaron Aragón a la espalda para defenderla y amarla y de esa forma conseguir que el resto la amáramos, y uno de ellos fue Chesús Bernal, a quien la revista Rolde le acaba de dedicar un número especial y donde yo le dedico estas palabras: «A Chesús lo admiraba por muchas cosas, por su preparación, su sabiduría política, por su amor ejemplar hacia Aragón y porque su visión continuista del Partido Socialista de Aragón supo ir más allá, estrenando un nacionalismo que además de sus raíces identitarias, tenía que ver con lo colectivo, con una precisa herencia cultural y un sentimiento de sentirse y pertenecer».

Digo que cada día nos da menos vergüenza reclamarnos en nuestro aragonesismo como derecho inviolable y que cada uno entendemos y defendemos de una manera y que gracias a nombres como los de Eloy Fernández Clemente, José Antonio Labordeta o Chesús Bernal hoy somos huracán que despeina complejos y falsas promesas. Entalto Aragón libre.

Compartir el artículo

stats