Kiosco

El Periódico de Aragón

Ángela Labordeta

El triángulo

Ángela Labordeta

¿Quién arrancó las flores?

Finalmente Macron ganó con los votos de aquellos que no quieren a Le Pen y que sin querer tampoco a Macron eligen en última instancia a un centroderechista europeísta antes que a una ultraderechista, antieuropeísta que ve enemigos en todas las fronteras y cabalga sobre un discurso cada vez más edulcorado, que sin embargo encierra propuestas que tienen que ver con la dimisión de Francia como uno de los motores de Europa o la penalización a los hijos de inmigrantes nacidos en suelo francés y que pasarían a perder su nacionalidad si los votos de los franceses así lo deciden en un hipotético y casi diabólico referéndum sobre la inmigración.

Que Macron haya podido salvar los muebles es importante, pero resulta casi anecdótico, porque la diferencia de votos entre uno y otro no ha sido tanta y se traduce como la respuesta de unos miles de electores que han decidido salvar a Macron para evitar la vergüenza de ver cómo se tira por tierra todo aquello que supuso o hicieron ver que suponía eso de igualdad, fraternidad y solidaridad, hoy en día conceptos tan despiadadamente golpeados como perfectamente triturados. Le Pen seguirá y tras Le Pen vendrán otros muchos y muchas Le Pen, porque la pocilga a la que se han tirado muchos sueños y no pocas esperanzas es de extensiones inabarcables.

Que Macron haya podido salvar los muebles es importante, pero resulta casi anecdótico, porque la diferencia de votos entre uno y otro no ha sido tanta

decoration

Conviene recordar que hace tan solo unas semanas vimos cómo en España la ultraderecha entraba por primera vez en un gobierno de una comunidad autónoma, la de Castilla y León, y muchos pensamos que esto era el principio de algo que se impondría como una realidad en otros lugares de España y que abriría una brecha que tendrá difícil cicatrización, porque ahora es muy fácil culpar a la ultraderecha y acusarles de arrancar todas las flores que tienen que ver con la libertad, los derechos, la igualdad e incluso la justicia, olvidando que durante años se ha permitido que en la sociedad fuera calando un discurso de que cualquier tiempo pasado fue mejor, acuñado en la patria y en el odio al diferente y al extranjero a través de un discurso falaz de venta y compra inmediata. Pero desgraciadamente se ha permitido, porque partidos como el PSOE y el PP andaban muy ocupados en sus cosas internas, de guerras y corrupciones, y no supieron ver que el dolor que ellos provocaban, la ultraderecha lo convertía en esperanza y cabalgando sobre la piel de España iba ganando adeptos en un discurso donde todo adquiría la solemnidad de las banderas, el reflujo de los himnos y al constatar que la pobreza esclaviza, comenzaron a recapitular y cortando todas las flores nos van dejando huérfanos y en esa orfandad nos hacemos sumisos y leves y cuando queramos levantar la vista quizá ya sea demasiado tarde.

Compartir el artículo

stats