El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, entregó ayer en la Sala Mozart del Auditorio el premio Aragonés del Año en categoría de Deportes al canterano del Real Zaragoza Alejandro Francés. «Los jóvenes del equipo representan la esperanza del zaragocismo», aseveró el primer edil. 

El regidor afirmó en su discurso que los galardones sirven para reconocer el «talento» tan prolífico que tiene la comunidad aragonesa. «Año tras año, hay aragoneses que son un orgullo para todos los que representamos a las instituciones», comentó. 

Azcón también se quiso acordar del resto de nominados, en especial del proyecto Abrazando Corazones y de otra «ilustre personalidad», el cantautor turolense Joaquín Carbonell

El regidor destacó que la de este año debería ser la 28ª edición de estos premios, y lamentó «las cosas que la pandemia nos ha quitado», además de las miles de vidas arrebatadas. Sin embargo, el regidor destacó que la gala organizada por EL PERIÓDICO era la primera de estas características desde la irrupción de la pandemia, y calificó el evento como «una oportunidad de reconocer a quienes más duro han trabajado en este año».

Azcón cerró su intervención enviando «un fuerte abrazo» a Javier Lambán y Arturo Aliaga, presidente y vicepresidente del Gobierno de Aragón, que no pudieron asistir a la gala por sendos problemas de salud.