Tras un año de parón por la irrupción de la pandemia, la gala de Aragoneses del Año volvió este miércoles llena de emotividad especialmente al reconocer al equipo de la uci polivalente del hospital Miguel Servet de Zaragoza por su programa Abrazando corazones y, a título póstumo, al cantautor Joaquín Carbonell como Aragonés de Honor. La Sala Mozart del Auditorio de Zaragoza acogió los aplausos de más de 500 invitados que, respetando todas las medidas de seguridad, disfrutaron del evento organizado por EL PERIÓDICO DE ARAGÓN y Prensa Ibérica, que contó además con las actuaciones de alumnos del Conservatorio Municipal Profesional de Danza de Zaragoza y de la voz de Isabel Marco.

La gala, presentada por Adriana Oliveros, responsable de Comunicación y Medios de Aragón, contó con la presencia de múltiples autoridades como la presidenta en funciones del Gobierno de Aragón, Mayte Pérez, la delegada del Gobierno, Pilar Alegría y el alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, entre otros. También asistieron Javier Moll, presidente del grupo editorial Prensa Ibérica, la vicepresidenta, Arantza Sarasola y el director de EL PERIÓDICO DE ARAGÓN, Nicolás Espada, entre otros directivos. A la gala estaba previsto que asistiera la vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, pero tuvo que cancelar su agenda de ayer por cuestiones de salud.

La emoción fue protagonista en la ceremonia, con el recuerdo de los fallecidos por la pandemia presente en los discursos y el reconocimiento a los sanitarios grabado en las mentes de los invitados. Por todo aquello, el Aragonés general del Año no podía ir a otras manos que a las de ellos: enfermeros, médicos, auxiliares y todos los trabajadores de los hospitales. El proyecto Abrazando Corazones, impulsado por las sanitarias de la uci polivalente del hospital Miguel Servet, recibió el galardón más especial de la gala por derribar las barreras de la soledad de los enfermos aislados por covid. Luis Callén, director gerente del hospital Miguel Servet y Natalia Becerril, redactora del proyecto y enfermera, recibieron con orgullo el galardón.

Con los sentimientos a flor de piel, los hijos de Joaquín Carbonell, Nicolás y Alejandro, recogieron el Aragonés de Honor en memoria de su padre, recientemente fallecido por covid-19. El homenaje póstumo a una voz y pluma de presencia constante en la cultura de nuestra comunidad en los últimos 50 años, y compañero de este diario durante 24, se cerró con la actuación de Isabel Marco, quien cantó a dúo con un vídeo de un concierto de Carbonell una de sus míticas canciones, De Teruel no es cualquiera.

50

Gala Aragoneses del Año JAIME GALINDO / ÁNGEL DE CASTRO

ELEGIDOS POR LOS LECTORES

En cuanto al premio de Ciencia e Investigación, este recayó en la empresa Certest Biotec por su trabajo en el ámbito de la detección y el diagnóstico in vitro de virus y bacterias. Lo recogió Carlos Genzor, socio fundador de la firma.

Carlos Genzor recoge el premio de la categoría Ciencia y Tecnología. DE CASTRO / GALINDO

"Este premio demuestra que hemos apostado desde hace años por la tecnología y la ciencia, y ahora recogemos estos frutos. Es un orgullo saber que hemos contribuido a la solución de la pandemia"

Certest Biotec - Carlos Genzor, socio fundador

En Deportes, los lectores decidieron hacer ganador a Alejandro Francés, canterano del Real Zaragoza. El joven de 18 años, recién convocado con la selección española sub-21 para la fase final del Europeo, no pudo asistir a la gala por este motivo, recogiendo el premio su madre, Begoña Torrijo. El jugador envió un vídeo de agradecimiento desde Eslovenia.

La madre de Alejandro Francés, Begoña Torrijos, recoge el premio. DE CASTRO / GALINDO

"Estoy muy contento de haber podido recibir este premio. Me habría gustado estar ahí, pero estoy en Eslovenia concentrado con la selección sub-21. Quiero reconocer el mérito de todos mis compañeros por estar nominado en estos premios"

Alejandro Francés - Jugador del Real Zaragoza (su madre recogió el premio)

La Asociación Vecinal Civitas de Las Fuentes fue la ganadora en Valores Humanos por su labor en el reparto de alimentos y productos básicos. Laureano Garín, presidente de la entidad, recogió el premio en nombre de los 1.235 socios.

Laureano Garín recoge el galardón de Valores Humanos. DE CASTRO / GALINDO

"Los sueños se construyen entre todos. La humanidad nunca muere, el verdadero valor es el de la colectividad. Conozcamos y escuchemos a todos, sin excluir a nadie. Debemos profundizar en la conciencia de que la fraternidad y la solidaridad son de todos"

Asociación de Vecinos Cívitas - Laureano Garín, presidente

En la categoría de Cultura, la cineasta Pilar Palomero recibió el galardón por el éxito de su opera prima, Las niñas, ganadora del Premio Goya a la mejor película.

Pilar Palomero recibe el premio en la categoría de Cultura. DE CASTRO / GALINDO

"El cariño del público ha sido un regalo, sobre todo el calor recibido en Aragón a la hora de hacer y rodar la película. Gracias a Irene Vallejo por hacer magia con las palabras porque me acompañaste en la pandemia; y gracias a mi madre, por supuesto"

Pilar Palomero - Cineasta y directora de ‘Las niñas’

Y en empresa, los aragoneses eligieron a la Terminal Marítima de Zaragoza como la entidad más pujante entre las candidatas. Sergio Alarcón, su consejero delegado, recogió el premio.

Sergio Alarcón recoge el galardón en la categoría Empresa. DE CASTRO / GALINDO

"El ferrocarril ha devuelto la condición de navegable a Zaragoza. TMZ se basa en el sueño de nuestros antepasados: crear un puerto para hacer crecer económicamente a Aragón. La ciudad siempre ha anhelado ser ciudad portuaria y conectar con el mar"

Terminal Marítima de Zaragoza - Sergio Alarcón, consejero delegado

Los Aragoneses del Año volvieron con más fuerza que nunca para reivindicar el protagonismo de los aragoneses en todos los ámbitos. Más de 130.000 votos fueron registrados en esta 27ª edición, la mayor parte de ellos a través de la web del diario.

Gala de los premios Aragoneses del Año