Sin duda, Alejandro Francés está siendo una de las mejores noticias de la aciaga temporada del Real Zaragoza. El canterano, con solo 18 años, ha hecho de cada partido una muestra de crecimiento que le ha llevado a disputar el puesto a dos centrales consagrados como Jair y Peybernes. Su evolución queda patente en cada partido, como el del pasado viernes ante el Sporting, cuyo goleador Djurdjevic, máximo artillero de la categoría, tampoco pudo con él. El balcánico, al igual que Sadiq (Almería) dos semanas antes, sucumbió ante el solvente marcaje del aragonés y la decisiva intervención de Cristian nada más comenzar el segundo periodo. "A mí me da igual Sadiq o Djurdjevic. Yo siempre voy a muerte ante quien sea”, asevera Francés, que, en todo caso, admite sentirse “muy contento por haber podido frenarlos".

Pero el duelo ante los asturianos queda ya lejos. El punto, para el zaragozano, fue "bueno, pero hay que hacerlo mejor en Lugo para salir de ahí lo antes posible". Será, sin duda, la cita de la temporada para un Zaragoza que, con JIM, todavía no ha sido capaz de derrotar a un rival directo. "Es que en esta categoría todos los rivales son complicados. Pero iremos a Lugo dispuestos a aprovechar su mala racha para hacerles daño, hundirlos y tener mucha más calma hasta el final del campeonato. Son tres puntos vitales y mantener la portería a cero será fundamental", asegura el canterano.

Su notable encuentro ante el Sporting debería reservarle un hueco en el once inicial que JIM diseñará en el Anxo Carro, pero las rotaciones que el técnico está ejecutando en el centro de la defensa obligan a no bajar la guardia a ninguno de los implicados. "Es bueno para que seamos más competitivos y mejores. Por mi parte, siempre estoy al cien por cien para cuando el míster considere que puedo ayudar", afirma Francés, que destaca, en este sentido, que tanto él como Jair y Peybernes "estamos a un nivel muy bueno".

No hay nervios, al menos en su caso, ante la trascendencia del duelo del próximo viernes. "Tenemos la ilusión de poder ganar y estar a un gran nivel para coger confianza. Debemos ir a ganar a Lugo porque creo que ahora estamos a un gran nivel, pero sabiendo que, aunque logremos la victoria y que es un partido vital, no podremos relajarnos porque aún quedarán cinco partidos más", asevera el defensor zaragocista, que confía en que La Romareda pueda albergar público antes de que concluya la temporada. "Ojalá podamos contar con el apoyo y la ayuda de nuestros aficionados, porque supondría un plus para nosotros en este esprint final. Los necesitamos", asegura.