Ha jugado de titular en siete de los últimos ocho partidos y solo no lo hizo ante el Almería por la cláusula. Tras llegar cedido en enero le costó entrar, pero ahora ha cambiado mucho el panorama para usted, ¿no?

--Sí y estoy muy contento por poder competir y ayudar al equipo desde el once titular. Los primeros dos meses fueron duros, porque yo vine aquí para jugar. Entiendo que haya un bloque hecho y que no es fácil hacerte ese hueco, pero se hicieron largos esos dos meses. Tuve la oportunidad de jugar contra el Mirandés, además marqué y la aproveché bien, pero antes fue difícil lo que viví,

--¿Pensó en que se había equivocado al venir?

--No diría tanto, aunque sí que pensaba que había cambiado de sitio para jugar poco igual. Pero soy de los que creen mucho en el trabajo diario y que con él te llega la recompensa. A mí me ha llegado y tengo que mantener el nivel o y el rendimiento para seguir sumando minutos. En el fútbol no puedes conformarte.

--Cuando llegó, Jair y Francés estaban a buen nivel, no era fácil.

--Era consciente y es difícil cambiar una pareja de centrales cuando funciona. Es jodido, no es lo mismo que cambiar un delantero o un centrocampista. 

"Los primeros dos meses fueron duros, pensaba en que había cambiado de equipo y jugaba poco igual"

--Francés tiene solo 18 años. ¿Qué le parece como central?

--Está haciendo una temporada buena. Las lesiones y el bajo nivel del equipo le dieron la oportunidad a él, como a Francho o a Iván (Azón). Ellos, al ser más jóvenes, tienen menos presión y más alegría al jugar y lo hicieron bien, aunque en una situación delicada es difícil que tengan cabida muchos jugadores jóvenes porque al final la tensión se nota. Alejandro lo está haciendo bien, está creciendo como futbolista. De altura no es muy grande y tiene que compensarlo con otras cosas, se anticipa bien, va siempre al 200% y el valor del zaragocismo y de salir de la cantera lo tiene muy presente y cuando sale al césped es para jugarse la vida, el todo por el todo. Alguien que viene de la cantera sabe bien lo que es ese escudo.

--Cuando vino al Zaragoza en enero, ¿se imaginaba sufrir tanto por la permanencia?

--A lo mejor tanto no, pero sabemos que el nivel de la Segunda año a año está subiendo, que la competición está muy igualada y que cuesta mucho sacar los partidos. Nos quedan cinco y somos conscientes de que tenemos que ganar al menos dos. Ha sido duro y va a serlo, la temporada es rara, sin afición y eso es jodido mentalmente para nosotros, por no tener su apoyo. Nos ha tocado sufrir y nos queda, aunque esperemos que no sea hasta el último partido y lo logremos antes. Además, yo lo he vivido desde enero, pero mis compañeros llevan toda la temporada, su desgaste es mayor.

--¿Cree que se salva el equipo?

--Estoy seguro de que sí. Somos conscientes de dónde estamos y de que somos capaces de sacar esto adelante, aunque entre decirlo y hacerlo siempre hay un trecho que recorrer. No se trata solo de proclamarlo, hay que dar esos pasos que nos faltan y salir en cada partido al máximo para lograrlo cuanto antes. 

"Cuando ves los nombres no te puedes imaginar que el Zaragoza esté tan abajo"

--¿Considera que hay plantilla para algo más que para la permanencia en la categoría?

--Claramente y sin duda. Cuando ves los nombres de los jugadores no me puedo ni imaginar que el equipo esté tan abajo. Al final los nombres no te hacen un bloque. El Mirandés, por ejemplo, no tiene grandes nombres y está haciendo una gran temporada y cerca del playoff. Aquí hay un grupo de futbolistas con experiencia y jóvenes con mucho talento y esa mezcla debería dar de sobra para estar más arriba. El fútbol tiene esto, a veces no salen las cosas y eso ha pasado aquí, tanto para los jugadores como para el club.

--Para estar más arriba hace falta más gol. El Zaragoza tiene muy poco y sus delanteros, salvo Narváez, apenas han marcado.

--Es que cuando se habla de la falta de gol se mira a los delanteros, pero la culpa es de todo el equipo. Hay que ver las ocasiones que tienen nuestros puntas en los partidos. Y son muy pocas. Nos cuesta más llegar a la portería rival que lo que puedan fallar ellos. Tenemos que mejorar eso, jugar más cerca del área contraria. Los delanteros, además, siempre van por rachas, cuando entra uno viene el resto. Ellos trabajan duro y la falta de gol es más cosa del equipo.

--Al final, el entrenador ha optado por ser consistentes, buscar no encajar y aprovechar algo de lo poco que se genera arriba.

--Y eso lo tenemos claro. Debemos crecer desde la portería a cero, desde la seguridad atrás. Es que en Segunda hay muchos partidos que se ganan por la mínima. Mire el Sporting, lleva un montón y está arriba. Hay pocos equipos que puedan ganar con contundencia. Quizá y a veces el Espanyol, el Almería, el Mallorca... pero las goleadas son raras en esta categoría. Sabemos que si dejamos el cero en nuestra portería con hacer uno vamos a ganar y en casa además nos estamos haciendo fuertes en esa faceta. Así están llegando los buenos resultados.

--¿Este equipo puede jugar mejor al fútbol?

--Sí, sin duda. En el mediocampo hay futbolistas para tener más posesión. La situación es la que es, complicada, y hay que sacar puntos. Eso implica ser prácticos, ir hacia un fútbol más directo, buscando a nuestros puntas, a Iván, a Álex (Alegría), al Toro, que pueden bajar balones.... Cuando estás en un momento de presión hay que ser eficientes. Si la situación fuera mejor puedes apostar por jugar más, pero ahora nos cuesta.

"Tenemos que salvar al Zaragoza, hay que ganar y no podemos pensar que el empate ante el Espanyol nos valga"

--Llega el Espanyol virtualmente en Primera, líder y con una racha impresionante. A ellos les vale el punto para ascender. ¿El Zaragoza lo firma ese empate?

--No. No creo que ese punto sea bueno. A nosotros nos vale solo sumar de a tres porque los de abajo están apretando, como por ejemplo el Sabadell, que lleva dos victorias seguidas en su estadio. En casa tenemos que ser ambiciosos y sacar más puntos. Va a ser difícil, es un rival que casi está en Primera, que lleva 14 partidos sin perder y va a ser muy complicado superarles, pero debemos cortar su racha y nos jugamos la vida. Tenemos que salvar al Zaragoza, hay que ganar y no podemos pensar que el empate nos valga. En casa solo vale vencer.

--¿Qué le parece la labor que está haciendo Juan Ignacio Martínez en el banquillo?

--Su fuerza es la motivación y sabe cómo sacar el máximo rendimiento de los jugadores. Esa era su misión al llegar y lo está haciendo muy bien. Lleva muchísimos más puntos que los entrenadores anteriores y en diciembre cogió a un equipo que estaba mentalmente muy tocado, hundido, tras pasar de estar casi en Primera el año anterior a luchar por evitar irse a Segunda B y sumar muchas derrotas. Ha hecho un gran trabajo, porque el equipo ha cogido confianza, ha sabido ser más práctico, ha cambiado cosas y el rendimiento global ha mejorado mucho.

--Miguel Torrecilla lo fichó para el Sporting desde el Lorient y lo conocía bien. ¿Hasta qué punto fue decisivo para que llegara aquí?

--Mucho, fue el primero que me llamó y confío mucho en él, porque sabe el nivel y el rendimiento que puedo dar. Hablamos poco, me habló del proyecto, yo conocía el club y que era un histórico. Fue sencillo y se hicieron las cosas rápidas. Y el míster también estaba convencido de que les podía ayudar. Por eso vine, con la única idea de que lo más importante es que se salvara el Zaragoza.

--Y cuando lo haga, ¿qué pasará con su futuro? Su cesión es sin opción de compra

--No lo sé, la verdad. Primero tengo que arreglar la situación con el Almería, ya que me queda un año allí. Si hay alguna opción de quedarme en el Zaragoza, lo haré, porque me gustaría mucho, pero hay que esperar a ver qué dice el Almería o si los clubs pueden llegar a un acuerdo. Para mí este es un sitio maravilloso.

--Debería rescindir allí o que los clubs llegaran a un acuerdo de traspaso.

--Sí, claro, todo pasaría por eso. Al Almería ha llegado un nuevo míster y a ver si suben o se quedan en Segunda. Aún hay muchas circunstancias, pero yo aquí me siento muy bien y me gustaría seguir.

--¿Le consta que el director deportivo del Zaragoza ya ha hablado con el Almería de eso?

--De momento, no me consta. Hasta que las situaciones de los dos clubs no estén del todo claras no se va a hablar. Se hará después. Cuando nosotros nos salvemos y el Almería ojalá haya subido se hablará de mi situación personal.

--Al fin y al cabo, usted fichó por el Almería en el verano del 2019 y ha estado cedido en el Lugo y en el Zaragoza. Apenas ha contado en ese club.

--No he tenido un sitio allí, eso está claro. Y cuando no juegas pues es normal que mires a otro sitio. Me prometieron cosas y al final nos las hicieron y yo lo que quiero es tener la oportunidad de competir, de demostrar mi nivel. Si no te dan eso, es muy jodido estar en un club. Y aquí en el Zaragoza lo estoy teniendo y mi deseo, si se puede dar todo al acabar la temporada, es continuar.

"Mi familia y yo estamos cansados de tanto cambio, me apetece asentarme en un lugar. Ojalá sea aquí"

--Tiene 30 años, empezó en Francia, en su país, en el Sochaux, el Bastia o el Lorient, después Turquía, en el Göztepe, Bélgica, en el Kas Eupen, y en estos tres últimos años en España en Sporting, Lugo, Almería y Zaragoza... No para mucho en ningún lugar, ¿no?

--Es verdad que me he movido mucho y estamos, tanto mi familia como yo, un poco cansados de tanto cambio. Me apetece asentarme en un lugar, lograr una continuidad en un club a mis 30 años y eso es lo que busco. Un equipo donde haya un proyecto, donde las cosas se hagan bien y con futuro. Ojalá ese club sea el Zaragoza.

--Por cierto, llegó a ser hasta internacional sub-21 por Francia. La absoluta se le resistió...

--Claro que me habría gustado, a quién no. Pero no está mal teniendo en cuenta el nivel que hay en Francia y que ha crecido mucho en los últimos años. En mi país hay muchos jugadores jóvenes y con talento, no es nada sencillo jugar en la absoluta en estos años.

--¿Cuál es el techo, el objetivo que se marca ahora mismo en su carrera?

--Quiero jugar en Primera en España, esa es mi meta. En Francia ya disputé casi 200 partidos en la élite, porque allí solo jugué en Primera. Ahora deseo lograrlo en el fútbol español en los próximos años.