Tiene muchas similitudes la temporada actual con la vivida para el Real Zaragoza en la 18-19, aunque en la presente haya sido peor en el aspecto institucional, en la debilidad de la SAD. Pero, en el césped, se ha parecido mucho... Dos entrenadores en el camino, con las apuestas fallidas de primera mano en Imanol Idiakez y Rubén Baraja, que solo aguantaron 10 jornadas, el relevo de urgencia en cada caso, tirando de la veteranía con Lucas Alcaraz y recurriendo al juventud con Iván Martínez para ganar solo un partido en ocho jornadas en ambos casos y recurrir a un técnico salvador y veterano tras pasar la 18º cita liguera. Víctor Fernández logró sacar del atolladero al equipo zaragocista hace dos temporadas y Juan Ignacio Martínez lo está cerca de conseguir. De hecho, Víctor y JIM firman los mismos puntos en las 20 citas hasta la jornada 38, 31 en concreto.

Víctor Fernández, en su debut ante el Extremadura en la temporada 18-19. JAIME GALINDO

El entrenador zaragozano tomó, en la última jornada antes del parón navideño en 2018, un Zaragoza con 16 puntos, en descenso pero solo a uno de la salvación, en 18 encuentros y, con una trayectoria inicial de despegue y después con altibajos, sacó al equipo del pozo para alcanzar los 47 en la jornada 38, con nueve victorias, una de ellas administrativa ante el Reus, cuatro empates y 7 derrotas para llegar a cuatro jornadas del final con 47 puntos y 6 de renta con la salvación, con el Rayo Majadahonda, que firmaba 41, y sellar la permanencia matemática solo una semana después tras doblegar al Sporting en La Romareda. En esa permanencia, cerrada con una puntuación final de 51 puntos, fue importante la fortaleza en casa, con seis triunfos, dos empates y tres derrotas, aunque con un balance peor que el actual con JIM, mientras que fue algo mejor a domicilio con 15 puntos en las salidas para sellar los 35 en esa etapa con el entrenador del barrio Oliver en las 24 citas de aquella temporada.

En casa y fuera

JIM ha logrado que su Zaragoza sea más firme en La Romareda, con seis triunfos, tres empates y una sola derrota para alcanzar 21 puntos de 30 posibles en un Municipal vacío, lo que le añade más valor al dato, con solo 10 puntos y dos victorias y cuatro empates a domicilio para el entrenador alicantino, que eso sí ha mejorado de viajero a sus antecesores, Baraja e Iván. Y tomó un equipo más hundido, con solo 13 puntos y a 4 de la permanencia, y lo ha colocado con 44 a falta de las cuatro citas restantes. Firma los mismos 31 que Víctor, pero al venir de más abajo no va a lograr la permanencia matemática tan pronto, aunque tiene en la mano superar la puntuación del zaragozano, esos 35 puntos que hizo al final para salvar al equipo y después renovar por un año por aclamación popular su contrato en mayo del 2019.