Hay que esperar a que termine la temporada y también ver por dónde pasan los designios del Zaragoza, si se da o no un cambio en la actual propiedad o al menos en el máximo accionista, pero la idea en estos momentos es que Juan Manuel Sanabria, cedido por el Atlético de Madrid en enero, prolongue su cesión en el equipo. «La idea es que Juan Manuel siga, la cesión se hizo con la intención de un año y medio salvo que el jugador tuviera una propuesta en junio de un club de superior categoría. El chico está muy contento y quiere seguir y el Atlético lo ve con buenos ojos. Todas las partes están alineadas para que se dé esa continuidad», aseguran en la agencia de representación del futbolista uruguayo, que se estrenó como goleador en Las Palmas y al que una lesión muscular le lastró tras llegar en el mercado invernal. Ha jugado en 10 partidos y es un futbolista en el que tanto JIM como Torrecilla tienen mucha fe en su crecimiento.

La idea es que Sanabria, de 21 años y que acaba contrato en el Atlético en 2023, renueve en el club colchonero, en principio hasta 2025, y prolongue su cesión y su crecimiento en el Zaragoza, en Segunda, y no se estanque en el filial del Atlético, que ahora mismo pelea por no bajar a la Tercera RFEF. En la renovación de ese préstamo se pactaron unas condiciones idénticas a las actuales. Es decir, el Atlético asume gran parte de la ficha del centrocampista, en torno al 70%, y no hay opción de compra por el jugador. 

JIM ha utilizado a Sanabria más en la banda y a pierna cambiada, en el carril derecho, que en su posición natural, en la medular y como un centrocampista con recorrido y entrega, intenso y con capacidad de llegada, como demostró en el estadio de Gran Canaria. «Está todo pendiente de una charla cuando el Zaragoza se salve, pero la predisposición de todas las partes es absoluta en que siga», se añade desde el entorno del futbolista.

La intención de Peybernes

Mientras, Peybernes, cedido por el Almería y sin opción de compra, se ha convertido en indiscutible en la defensa. En una entrevista con este diario ya lo confesó. «Si hay una opción de quedarme, lo haré». El club aragonés solo asume en torno a 80.000 euros de su salario, que es el triple de esa cantidad en el club andaluz, y su fichaje pasaría por la rescisión del contrato, al que le resta un año, o de un acuerdo de traspaso, pero la predisposición del francés es absoluta.