El Real Zaragoza de División de Honor juvenil acabó la temporada como subcampeón después de golear (5-2) al Damm en la Ciudad Deportiva y de que el Barcelona derrotara a domicilio al Cerdanyola (1-3), lo que le sirvió para proclamarse campeón. El Espanyol, que dependía de sí mismo para conquistar el título, no pasó del empate en Tarragona ante el Nástic (1-1), por lo que acaba en tercera posición por detrás del cuadro azulgrana y de un Zaragoza que ha completado una espectacular campaña tras la llegada al banquillo de Javier Garcés.

El Zaragoza cumplió con creces y se impuso con solvencia a un Damm al que pronto dejó claro que no iba a tener opciones. A la media hora, los aragoneses ya ganaban 2-0 merced a los tantos de Cuenca y Fabio Conte, autor de un hat trick que pone el broche dorado a una gran campaña. Para entonces, el Barcelona, que se había adelantado pronto en Cerdanyola, había encajado el empate y el Espanyol no podía con el Nástic. Así que, durante media hora, el Zaragoza fue campeón a pesar de que la Damm acortaría distancias antes del descanso con un golazo desde la frontal.

Sin embargo, dos tantos seguidos del Barcelona dilapidaban las opciones zaragocistas tras el descanso. Pero los de Garcés no estaban dispuestos a perder la esperanza y Fabio Conte y Cuenca sentenciaban la contienda después de que Carbonell fallara un penalti. Conte culminaría su gran tarde con el tercero de su cuenta mientras al Espanyol le faltaba tiempo para superar al Nástic y cedía el título al Barcelona.