Alcorcón marcó un cambio de rumbo para el Zaragoza, una victoria que cortó el mal inicio, con un punto de nueve, con mejores sensaciones que clasificación, pero que se giró en positivo con el triunfo en Santo Domingo. Tres puntos, un botín, que Juan Ignacio Martínez se toma con la tranquilidad y la obligación de ir paso a paso, sin prisas, sin nombrar el objetivo último, el del ascenso, y moviéndose siempre en un claro cortoplacismo. “Es que hay que ganar muchos partidos porque se necesitan muchos puntos para ese objetivo que el Zaragoza tiene. La meta es ahora el próximo partido e ir quemando etapas de puntuación. Así, solo pensamos en el siguiente encuentro, no en sumas de puntos que debemos llevar en abril”, asegura el entrenador, mirando solo a Fuenlabrada, a vencer en el Fernando Torres, en lo que sería “enlazar dos triunfos, hacerlo además fuera de casa, pero no me gusta hablar de cosas no logradas. Vamos a ir a competir y a demostrarles que queremos los tres puntos”.

"Me alegré del triunfo por el grupo, pero no ha habido un cambio sustancial tras vencer. Hay que tener el equilibrio emocional cuando ganas y cuando pierdes”

El Zaragoza compitió en Alcorcón para sumar esa victoria reaccionando en la segunda parte, un triunfo que alejó fantasmas y dudas, que siempre traen las malas dinámicas. “Nuestro deporte se mueve mucho por estados emocionales, pero el equipo ya estaba dando buenas sensaciones. Me alegré por el grupo, pero no ha habido un cambio sustancial tras el triunfo, más allá de lo que interioriza cada uno en su persona. Yo soy vinagre cuando pierdo, no me gusta, pero hay que tener el equilibrio emocional cuando ganas y cuando pierdes”, explica el técnico, feliz también porque el Zaragoza remontó un gol en contra y un partido más de 420 días después, algo que no hacía desde junio del año pasado ante el Extremadura. “Encajar es una adversidad y de ese estado de estrés hay que levantarse y llevarlo a la práctica compitiendo. Es un elogio para el futbolista ver que no se deshace, que no se rompe ni en el aspecto mental ni en la estructura grupal”.

El técnico también se felicitó por el primer gol de esa cita, de Eguaras, en la estrategia real, donde ya lleva ocho desde que arribó al banquillo, porque “son fruto del trabajo, hay ciertas jugadas que salen y es una satisfacción. Además, este año Javi Suárez está muy específico en esa labor y le dedica muchas horas”, argumenta, destacando que el Fuenlabrada también trabaja bien esa faceta con José Luis Oltra: “Tiene varias jugadas muy de diseño en las que hay que estar muy atentos”.

"Este equipo tiene que mandar en los partidos, pero los rivales juegan también y a veces nos someterán”

Quiere JIM que su Zaragoza sea protagonista, que lleve el peso, pero con matices. “Este equipo tiene que mandar en los partidos, pero también habrá momentos en los que nos tengamos que defender con balón y en repliegue. A mí me gusta que mi equipo sea protagonista y vaya a por el rival, pero estos juegan también y a veces nos someterán”, avisa, asegurando que la remontada en Alcorcón en la segunda parte y el regreso de Francho, Francés y Azón de la sub-21 supondrán cambios en el once. “Eso es muy bonito, la competitividad en el grupo, las variables que te dan los jugadores que han llegado y sus características. Es un cóctel que el entrenador quiere tener. Tengo alguna duda en el once, aunque algún cambio evidentemente va a haber”, incidió, destacando que ante el Alcorcón ya hubo cuatro fichajes de este verano en el once (Lluís López, Fran Gámez, Álvaro Giménez y Petrovic).

Aclaró que Vada está para jugar, “por supuesto”, pero sin darle una camiseta fija este domingo, que en principio parece que no tendrá. De hecho, Francés, Francho y Nano Mesa apuntan a ser esos cambios en el equipo y el argentino esperaría una semana más para afinar su puesta a punto tras un verano al margen en el Almería. En cuanto al sistema, el 4-4-2, casi un 4-2-4, de la segunda parte en Alcorcón parece más una apuesta para situaciones de adversidad y no de inicio, donde apunta a seguir con un 4-1-4-1. “En Alcorcón vas con resultado adverso, modifico un cambio por decisión técnica (Petrovic) y otro porque Sergio (Bermejo) no se encontraba bien y el equipo se transforma en más ofensivo. Hay variables y el grupo da muchas posibilidades para lo que busco. Tenemos jugadores por fuera, otros que llegan bien y otros que nos dan poso con balón. Tengo que saber jugar con esas alternativas”, recalca.

JIM además mostró su alegría por el debut de Francés, Francho y Azón en la sub-21. “Es una pena que al no parar la Segunda en las fechas FIFA se pierdan partidos nuestros, pero es parte de esto y hay que alegrarse por ellos. Representar al país en la sub-21 son palabras mayores y que lo sigan disfrutando desde la humildad”, asegura, sin desvelar después si a César Yanis, que llega esta tarde de viernes tras jugar tres partidos con Panamá y mañana entrenará con el grupo lo llevará a Fuenlabrada para acelerar su incorporación al grupo. “Está el tema del jet-lag, a ver cómo llega y decidiremos su incorporación al grupo”.

“El Fuenlabrada es un equipo muy vertical, que intenta moverse en tu campo y ganar segundas jugadas. Va a ser un partido en el que en los 90 minutos vas a necesitar un alto grado de concentración”

Sobre el rival de este domingo, al margen de recalcar su poderío a balón parado, JIM insistió en que “a nivel de juego es un equipo muy vertical, que intenta moverse en tu campo y ganar segundas jugadas. Posee dos veteranos con fundamento como Pedro León y Cristóbal y se les han marchado jugadores, pero han venido otros que lo están haciendo bien. Va a ser un partido en el que en los 90 minutos vas a necesitar un alto grado de concentración”, concluye.

El técnico ve cubierto el lateral derecho pese a la operación de Vigaray

Juan Ignacio Martínez dejó claro que en principio no se va a fichar por la lesión de Vigaray, cuya intervención en el cartílago ya se hizo inevitable a mediados de agosto, después de la artroscopia a la que fue sometido el 8 de julio. El club decidió moverse en otros refuerzos, en últimas llegadas como las de Vada, Nano Mesa o Yanis considerando que la posición de lateral estaba bien cubierta con Fran Gámez, la irrupción del canterano Ángel y la polivalencia de Lluís López y Francés para jugar en ese puesto. Además, si ahora da de baja a Vigaray solo puede fichar a un jugador del paro. "Esa posibilidad ya lo valoró la dirección deportiva, nos dio el mercado las guindas, como fue la de Vada, y para manejar en otras posiciones para que yo tenga los problemas en las convocatorias y en el once. Ese puesto de lateral lo podemos cubrir con compañeros de la plantilla y ojalá no tengamos que hacerla efectiva esa baja. Fran más allá de su rendimiento, es un futbolista que él se autoexige esa competitividad", explica JIM.