Dos puntos sobre nueve posibles en los tres primeros partidos disputados en La Romareda suponen uno de los peores inicios como local del Zaragoza en toda su historia. De hecho, solo ha habido uno peor tanto en Primera como en Segunda División. Fue en la campaña 1952-53, con el equipo aragonés en la máxima categoría, cuando esos tres primeros duelos en casa se saldaron con un pleno de derrotas frente a Valladolid (0-4), Deportivo (1-2) y CD Málaga (0-2). El nefasto comienzo hundió a los aragoneses en el último puesto de la tabla clasificatoria, posición que ya no abandonarían en todo el ejercicio, con el consiguiente descenso a Segunda División.

No hay otros precedentes peores que el actual y solo otros seis fueron igual de malos. De ellos, uno fue en Segunda y hace bien poco. Fue en la temporada 2017-18, cuando aquel Zaragoza de Natxo González empezó de forma nefasta la campaña llegando a flirtear con los puestos de descenso y el puesto del técnico en serio peligro. Entonces, el equipo aragonés sumó también dos puntos en sus tres primeros duelos en el estadio municipal tras empezar empatando ante el Granada (1-1), perder con el Alcorcón (0-1) y no pasar de las tablas frente al Nástic (1-1). En todo caso, aquel Zaragoza consiguió remontar el vuelo y, merced a una espectacular segunda vuelta, alcanzó las posiciones de playoff, aunque cayó en primera ronda ante el Numancia de Soria.

Los otros cinco registros históricos que advierten de un inicio e casa tan pobre como el actual fueron en Primera. También se empezó con dos empates y una derrota en la campaña 2010-11, en la 2000-01, en la 96-97, en la 1970-71 y en la 42.43. En el resto, el Zaragoza siempre firmó un mejor inicio en una Romareda que aún no ha visto ganar a su equipo desde que el fútbol dejó de ser a puerta cerrada como consecuencia de la pandemia.

Además, el raquítico bagaje del Zaragoza en casa adquiere aún mayor relevancia en función de los rivales con los que se ha enfrentado. Porque dos de ellos, Ibiza y Real Sociedad B, son recién llegados a la categoría desde la Segunda B, pero el equipo aragonés no ha sido capaz de pasar del empate en ambos compromisos. A los baleares, incluso, ni siquiera les hizo daño y apenas disparó a puerta. 

El otro adversario que se ha marchado de tierras aragonesas con botín en el zurrón ha sido el Cartagena (0-1), un equipo llamado a pelear por la salvación y que ha caído derrotado en las otras dos salidas (2-0 en Huesca y en Oviedo). El Zaragoza ni siquiera le hizo un tanto.

Entre la campaña pasada y la actual, la escuadra aragonesa solo ha logrado una victoria en los siete últimos partidos jugados en casa. A la derrota frente al Cartagena y los empates ante Ibiza y Real B se suman la bochornosa goleada (0-5) del Leganés en el último choque del pasado ejercicio y los empates sin goles con Espanyol y Sporting. Solo al Castellón se le ha ganado (3-0) en cinco meses.