Cuatro de los ocho refuerzos del Real Zaragoza del pasado verano llegaron en forma de cesión por esta campaña, Álvaro Giménez y Nano Mesa, ambos desde el Cádiz, Borja Sainz, del Deportivo Alavés, y César Yanis, del Club del Este panameño. Los cuatro tienen una cosa en común y es que no hay una cifra mínima de partidos que, en caso de no alcanzar, eleve el coste de esos préstamos en la temporada actual. Jueguen lo que jueguen, el Zaragoza abonará lo previsto y no se vivirá el caso del Toro Fernández, cuyo préstamo desde el Celta se encareció la temporada pasada en 200.000 euros al no alcanzar la mitad de los partidos oficiales que el Zaragoza disputó entre Liga y Copa jugando como titular o al menos 45 minutos.

Esas cláusulas de penalización para asegurarse que el jugador cedido dispute en su club de destino una buena cantidad de minutos, o que si no lo hace amarrar alguna contraprestación económica, son habituales en el fútbol, pero el Zaragoza las ha evitado en este curso, ya que es una máxima que ha intentado cumplir el actual director deportivo, Miguel Torrecilla, y que ha conseguido llevar a cabo. El Zaragoza, por ejemplo, también intentó renovar la cesión de Sanabria y el Atlético sí quería establecer una cifra mínima de partidos, pero al final el uruguayo se marchó al San Luis, que es la franquicia colchonera en México.

Álvaro Giménez ha disputado hasta el momento 9 partidos, 5 de ellos como titular, teniendo en cuenta que en el estreno ante el Ibiza aún no se había consumado su fichaje. Ahora, el punta, cuyo contrato en el Cádiz es hasta 2023, acumula 462 minutos como zaragocista y en su cesión, que contempla una opción obligatoria en caso de ascenso a Primera, el club asume en torno a medio millón de su ficha, que en el Cádiz ronda el millón de euros para ser el futbolista de mayor desembolso en la actual plantilla zaragocista.

Nano Mesa está también cedido por el Cádiz y asumiendo el Zaragoza en torno a la mitad de los 800.000 euros que tiene de ficha en la entidad gaditana. Su préstamo, eso sí, es sin opción de compra. El delantero canario se perdió las dos primeras citas ligueras al no haberse concretado aún su fichaje y debutó frente al Cartagena. En total, ha jugado siete partidos, cinco de ellos como titular, si bien en los dos últimos choques que estuvo en el once, ante el Huesca y el Oviedo, fue relevado al descanso, por una indisposición en el choque ante los asturianos y por un fuerte pisotón en el derbi. Fue baja en Málaga por ese último motivo y suma un total de 345 minutos hasta el momento.

Los dos secundarios

Por su parte, Borja Sainz fue la primera cesión que cerró Miguel Torrecilla este verano, desde el Alavés y sin opción de compra hasta el 30 de junio. Inscrito con ficha del filial y de solo 20 años, ha jugado en ocho partidos, pero solo ha sido titular en Lugo, donde marcó al transformar un penalti. El extremo acumula 283 minutos en la actualidad y de momento tiene un rol secundario para JIM.

César Yanis es el que menos ha jugado de los cuatro cedidos. Por culpa de sus compromisos con Panamá se ha perdido seis de los 10 partidos y en los dos primeros encuentros ligueros su cesión no estaba cerrada. Así, fue citado para el choque en Lugo, sin jugar, y debutó ante el Oviedo en La Romareda para llevar solo 45 minutos. Su cesión, por 10 meses y hasta el 30 de junio, supone asumir 60.000 euros por su ficha y otros 30.000 por el pago al Club del Este. Tiene una opción de compra de medio millón que es voluntaria y que solo pasa a ser obligatoria en su ejecución para el Zaragoza si el extremo panameño disputa la gran mayoría de los partidos en los que esté disponible.