El Real Zaragoza ha marcado seis goles esta temporada. Solo seis, el que menos de toda la Segunda División. Así fueron. El primero, en Alcorcón, llegó en una jugada de estrategia, con un toque de pillo de Zapater, diagonal de Eguaras despistando a la defensa y un golpeo sutil con la derecha del navarro. El segundo, también en Santo Domingo, se originó en un centro desde la izquierda de Chavarría que Bellvís dejó muerto en el área en un mal despeje, aprovechado por Vada para estrenarse. En Fuenlabrada llegó el tercero, de penalti transformado también por el centrocampista argentino después de una mano de Rubén Pulido.

El siguiente, en el partido siguiente. Ante la Real Sociedad B, Narváez inauguró su cuenta realizadora después de aprovechar un error grosero en la salida del balón del equipo vasco, disparar a portería y beneficiarse de un rebote en el cuerpo de un rival. En Lugo, Borja Sainz anotó también de penalti, una pena máxima forzada por Iván Azón. El último hasta el momento, el sexto, fue obra de Narváez en Málaga tras un robo en tres cuartos de Bermejo en una buena acción de presión, un magnífico pase de Zapater al hueco entre líneas y un golpeo duro del colombiano que sorprendió al guardameta entre las piernas.

Todos los goles valen igual y, una vez conseguidos, no importa el cómo, sino el qué. Sin embargo, es conveniente detenerse en los detalles: dos tantos de penalti, uno de estrategia, dos con la colaboración muy directa de los contrarios y otro tras una estupenda acción propia. No tanto en Málaga, donde la producción fue baja, y tampoco en otras fechas, como por ejemplo ante el Ibiza, pero el Real Zaragoza ha sido capaz de crear ocasiones de gol en buen número en varios partidos de esta Liga, muy especialmente en Fuenlabrada y frente a la Real B. Sin embargo, ha hecho muy pocos goles y los que ha conseguido han llegado como han llegado. Faltan en esa lista tantos en acciones bien hiladas, mucho más limpias y producto del juego propio, creando, generando el peligro y culminándolo, para llegar a las victorias y crecer en la clasificación.