Cristian Álvarez es el guardián de La Romareda. El meta argentino ejerce de gran muralla de un Zaragoza que, con el argentino en el marco, apenas encaja goles en casa. De hecho, en los últimos 20 encuentros disputados en el estadio municipal entre la pasada campaña y la actual, el Zaragoza tan solo ha recibido seis tantos. Es decir, el equipo aragonés encaja un gol cada tres choques en casa cuando Cristian Álvarez guarda su portería. 

De hecho, el próximo jueves se cumple un año desde que a Cristian le endosaron más de un gol en un partido disputado en Zaragoza. Entonces, el Rayo Vallecano se llevó la victoria de la capital aragonesa (1-2) y la derrota agravaría aún más la grave herida por la que se desangraba un equipo que ya había cambiado una vez de entrenador y que se disponía a un segundo relevo.

Desde entonces, el Zaragoza jamás ha vuelto a encajar más de un gol como local si Cristian ha estado bajo palos. Recibió cinco (0-5) en el último encuentro de la pasada campaña, que el equipo blanquillo afrontó con los deberes hechos y la salvación asegurada merced a un milagroso trabajo de JIM. Pero en aquel duelo, que despedía la fatídica temporada 2020-21, el portero titular fue Álvaro Ratón, que fue el que encajó la manita endosada por un Leganés que este lunes vuelve a La Romareda después de aquella afrenta.

Más allá de aquel choque, el Zaragoza lleva un año exhibiendo una extraordinaria fortaleza defensiva en su feudo que fue vital para sobrevivir el pasado ejercicio y que, esta temporada, ha librado de males mayores a un conjunto blanquillo errático como local y que no logró su primer triunfo en casa hasta hace dos semanas. En un año, Cristian nunca ha encajado más de un tanto en casa. De hecho, en 14 de esos choques echó el candado y no tuvo que recoger el balón de las redes ni una sola vez. En los seis restantes (ante Alcorcón y Almería la pasada temporada y frente a Cartagena, Real B, Ponferradina y Mirandés en la actual) encajó uno.

Así que la solvencia defensiva es el principal argumento de un Zaragoza que es un muro con JIM. Sus 13 goles encajados son el segundo mejor registro de la categoría, solo inferior al del Almería (12). En casa (4), el Málaga (3) es el único que encaja menos