Álvaro Giménez ha sido operado este sábado de la fractura del cuarto metacarpiano que sufrió en el entrenamiento del pasado jueves y ahora el futbolista queda pendiente de evolución. Álvaro no jugó por esa fractura el viernes en el amistoso ante el Andorra, pero la previsión es que pueda hacerlo ante el Valladolid el sábado 22, con una férula protectora autorizada y que le proteja la zona. En principio, la idea es que esté disponible en ese partido, decisivo para un Zaragoza que lleva cuatro partidos sin ganar y sin marcar.

"El jugador del Real Zaragoza Álvaro Giménez Candela ha sido operado esta mañana en el hospital Quirónsalud de Zaragoza de la fractura a nivel del cuarto metacarpiano de la mano izquierda que sufrió durante el entrenamiento del pasado jueves 13 de enero. La intervención, que se ha desarrollado sin complicaciones, ha sido llevada a cabo por el doctor Pedro Presa y su equipo, bajo la supervisión del Jefe de Servicios Médicos del Real Zaragoza Ireneo De Los Mártires, y ha consistido en reducción abierta y fijación mediante dos tornillos a compresión y una miniplaca de osteosíntesis atornillada. El jugador será dado de alta en las próximas horas, quedando pendiente de evolución", asegura el comunicado del club sobre el delantero alicantino, ahora mismo el titular en la zona de ataque zaragocista.

El Zaragoza guarda descanso hasta el lunes y para el partido ante el Valladolid del sábado 22 tiene las bajas seguras de Vada, sancionado, y Vigaray, lesionado, mientras que se espera recuperar a Nano Mesa, que no ha jugado en este 2022 por una fuerte contractura en el muslo, que le hizo perderse los choques ante el Mirandés, la Ponferradina y el Sevilla en la Copa. Bermejo no entrena desde el jueves con el equipo, pero estará disponible y Francho Serrano, con una sobrecarga ahora, podrá jugar. Mientras, Javi Ros, Eguaras y Adrián, descartes este enero, es más que previsible que no jueguen. Mientras, el club estará pendiente de si hay nuevos casos de covid tras el detectado el jueves.