Kiosco

El Periódico de Aragón

Entrevista exclusiva
Delantero del Real Zaragoza

Sabin Merino, delantero del Real Zaragoza: "Estoy en un club grande y eso conlleva dar más de lo que estoy dando yo"

El jugador vasco hace autocrítica, asegura que los goles llegarán, renuncia dejar de luchar por el 'playoff' y elogia a los canteranos

Sabin Merino posa para EL PERIÓDICO en las instalaciones de la Ciudad Deportiva. Jaime Galindo.

Se cumplen dos meses desde su llegada al Real Zaragoza. ¿Qué balance hace?

Mi primera impresión cuando llegué fue la de estar en un club grande. Así lo he sentido desde el primer momento. Y eso conlleva muchas cosas en lo que respecta a dar más de lo que estoy dando. Soy muy exigente conmigo mismo, tanto en los entrenamientos como en los partidos, y soy consciente de que, aunque he hecho buenos partidos, no ha sido nada destacable. Puedo aportar mucho más en todos los sentidos y ese es mi objetivo. Por lo demás, me siento muy bien. La ciudad es muy cómoda y ofrece todo tipo de opciones. Estoy muy a gusto y a ello contribuye decisivamente que desde el primer día me han acogido muy bien tanto dentro del club como fuera. Y ahora soy yo el que debe tratar de responder dando lo mejor de mí mismo.

“He hecho buenos partidos en cuanto a trabajo pero no tanto a la hora de crear ocasiones”

decoration

Autocrítica para empezar. No abunda.

Es mi forma de ser, aunque quizá eso a veces te juega malas pasadas. Porque si le das muchas vueltas a las cosas e intentas buscar la perfección o casi, eso te va metiendo presión y puede provocar que no rindas tan bien como deberías. 

Cuando habla de mejorar, ¿se refiere al gol o a algo más?

Al gol y, sobre todo, a generar ocasiones. Creo que, en cuanto a trabajo, mis partidos han sido bastante buenos, pero no tanto ofensivamente en lo que a crear oportunidades se refiere. Podría estar más cerca del gol en muchos momentos y ese es mi objetivo y por lo que quiero trabajar.

Da la sensación de que usted es su crítico más severo. Más que los demás.

Normalmente no me suelo fijar mucho en lo que dicen las redes sociales o la prensa. Quizá porque en mi pasado me han hecho un poco de daño los mensajes negativos que te llegan a través de ambas. Trato de no centrarme en eso porque, insisto, ya me hizo mucho más daño que beneficio y no me ayudó para nada en mi rendimiento. Es salud mental. Cuando uno está bien lo sabe y eso va unido siempre a tus sensaciones.

"Los canteranos tienen la humildad por bandera. Sorprende su madurez y su manera de afrontar lo que es el Zaragoza. Se nota que en casa les han dado una buena educación. Me recuerda a Lezama"

decoration

El viernes ante el Amorebieta tuvo el gol más cerca que nunca.

A eso me refiero. Si estuviese todos los días así de cerca del gol no estaría tan preocupado como en otros momentos. Cuando no está acertado de cara al gol, un jugador tiene que intentar aportar en otras facetas y creo que lo estoy haciendo, pero soy el primero que quiere marcar porque me encanta hacer goles y los he marcado durante toda mi vida. Sin obsesionarme, porque no es bueno, llegarán más pronto que tarde.

Ninguno de los cinco últimos delanteros fichados por el club ha marcado antes de su séptimo partido. No es algo exclusivo suyo.

No sé. En mi caso, hay que tener en cuenta ese periodo de adaptación al llegar a un sitio nuevo en el mercado de invierno. Solo conocía a Lasure y poco más. Partes de cero y eso requiere adaptación, pero no es una excusa porque es cierto que puedo aportar más.

¿Le llega el murmullo de la grada?

A veces se nota ese runrún de la gente, sí. Pero trato de centrarme en el juego para llegar al área, que es donde pasa todo al final.

Dice Álvaro que, a veces, tanto él como usted o Azón se sienten solos allá arriba…

Vengo del Leganés, donde la sensación era un poco parecida en ese sentido. No sé si es algo común a los delanteros cuando no marcan. En todo caso, creo que ahora generamos más ocasiones y en el campo siento que el equipo llega bien a tres cuartos y luego es capaz de crear oportunidades. Así quedó claro durante esa racha de cuatro victorias seguidas, cuando llegábamos al área con bastante gente y el delantero está más liberado porque no es la única marca.

"Azón marca goles, no juega de titular y entrena como un animal. Aún no le he visto una mala cara"

decoration

¿Cómo llegó el Zaragoza a su vida? Dijo en su presentación que cuando llamó a su puerta apenas dudó.

Venía de una situación en la que participaba a ratos en el Leganés, sin excesiva continuidad en cuanto a minutos, y cuando surgió la opción del Zaragoza la consideré muy buena en todos los sentidos desde el primer momento. Luego tuve la suerte de conocer a gente que había jugado aquí y no lo dudé. Por eso fui tan insistente los últimos días del mercado. 

Lo que más llamó la atención de su incorporación fue los tres años y medio de duración del contrato.

Si alguien te ofrece un contrato largo a mi edad es porque, realmente, ese club confía en ti. Y así lo sentía yo. Aparte de la tranquilidad y la continuidad que me proporcionaba, a veces un jugador necesita esa sensación de que están apostando por ti. Y yo la tuve desde el primer instante. Por eso no dudé.

Aunque lo que más impacto causó fue esa ‘cláusula del miedo’ que le impidió jugar en Butarque.

Al final, era parte de la negociación. Una de las condiciones que ponían para venir era esa y no querían ceder por ese lado. Te la tienes que comer y aceptarla porque prefería no jugar un partido y estar aquí que quedarme y no participar tanto.

Su llegada coincidió con el inicio de la mejor fase de la temporada, con cuatro victorias seguidas. Atrás quedaba un drama que acercó al equipo al borde del abismo. ¿Qué le han contado de aquello?

Es verdad que no es una situación que gusta dentro de un club histórico y con aspiraciones altas. Y es duro salir de ella cuando te metes ahí abajo porque no ganas y todo se magnifica y cuesta más. Pero este equipo tiene mucha personalidad. De hecho, debes tenerla para salir de una situación así y más cuando estás apretado y las victorias son urgentes. Hay una plantilla muy buena a la que se ha de valorar positivamente y vamos a tratar de sacar la mayor cantidad de puntos posible para pelear por cualquier cosa.

Cualquier cosa…

Ahora es momento de mirar solo al siguiente partido. Al final, el descenso está lejos, pero también el playoff y lo único que queda es centrarse en el próximo encuentro, sumar los tres puntos y esperar que los de arriba pinchen para poder pelear en algún momento por meterte. Salvo en las dos últimas jornadas hemos demostrado que el equipo había dado un paso y, si seguimos por ese camino, estaremos peleando. Ese debería ser el objetivo: luchar para poder estar más cerca, empezando por este sábado en el Heliodoro. Luego ya se verá. 

No se rinden, entonces.

Hasta que matemáticamente tengas opciones debes pelearlo. En Segunda, además, se han visto muchas cosas que no te esperas. Se puede dar y por qué no vamos a luchar.

La meta, supongo, es el ascenso con el Zaragoza tarde o temprano, ¿no?

Este club, por lo que genera, por masa social, por institución, repercusión y por muchas cosas, tiene que pelear por estar lo más arriba posible siempre. Y estoy seguro de que se hará un buen equipo para luchar por ese objetivo.

Hábleme del vestuario.

Desde que llegué me han hecho sentirme muy bien. He notado un grandísimo ambiente entre todos y eso es lo primordial para que se vean resultados. Un equipo sin sintonía fuera del campo lo más lógico es que dentro tampoco la tenga. Y, en ese sentido, una de las principales virtudes que tiene esta plantilla es la gran unión que existe en el vestuario.

¿De la venta del club se habla ahí dentro?

Intentamos mantenernos al margen. Se habla poquísimo de eso y creo que es conveniente que estemos ajenos a ello y limitarnos a esperar noticias.

“Los goles llegarán más pronto que tarde, siempre los he hecho”

decoration

¿Le ha sorprendido algo especialmente?

Los canteranos. Aparte del nivel futbolístico que tienen, el grado de madurez y su saber estar. Sobre todo, su manera de afrontar lo que es el Zaragoza. Estoy seguro de que han tenido una gran educación en casa porque se nota en todos los sentidos. Son muy rectos y tienen la cabeza muy bien amueblada. Y eso es importante para no subirte demasiado cuando estás bien y llevarlo mejor cuando estás mal.

Pues eso, viniendo usted de la cantera que viene (Lezama) tiene un valor añadido.

Se lo he dicho muchas veces a compañeros y a gente del staff. Siento que esos jugadores que suben se parecen mucho a los que yo he vivido en Lezama. Es la humildad por bandera que he notado desde el primer día. Le pondré un ejemplo: Iván Azón lleva cinco goles seguidos y no ha salido de inicio, pero lo ves entrenar cada día como un animal sin poner una mala cara en los dos meses que llevo aquí. Eso dice mucho de él y, de hecho, creo que por eso sigue metiendo goles.

Compartir el artículo

stats