Kiosco

El Periódico de Aragón

El derbi aragonés

Artillería ligera en el Real Zaragoza y el Huesca

Los dos equipos aragoneses han sufrido en este curso la escasa pegada de sus ataques como su principal hándicap. Los delanteros del Zaragoza suman el 43% de los goles, con cinco dianas como máxima anotación, y los del Huesca, el 23%

Sabin Merino se lamenta en el partido ante la UD Las Palmas. ANGEL DE CASTRO

El Real Zaragoza y la SD Huesca han tenido esta temporada problemas de distinta índole que les han alejado de la zona de promoción hasta convertir el derbi en El Alcoraz en el último tren para ambos rumbo a la sexta plaza, aunque probablemente el único común que tienen en su lista de hándicaps esté en el gol, una carencia que han sufrido durante toda la temporada por culpa de una artillería demasiado ligera. El Real Zaragoza solo ha anotado 32 dianas en este campeonato, el decimonoveno en ese ranking, y once más, lleva el Huesca, duodécimo, apoyado en la pólvora de Seoane, un centrocampista que suma 12 tantos y en la fortuna de los goles en propia puerta, hasta 5. El caso es que los delanteros del Zaragoza solo han hecho 14 tantos, el 43,7% del equipo, pero aún menos llevan los azulgranas, solo 10 aciertos y un 23,25%.

En la elección de los ataques para este curso están, pues, muchas de las explicaciones de la irregularidad de ambos bloques. Tanto Huesca como Zaragoza han carecido de un goleador de referencia, de un killer serial que es casi un factor de obligado cumplimiento para luchar por el ascenso. En el equipo zaragocista, con Álvaro Giménez, Iván Azón y Vada como máximos artilleros, los tres con cinco exiguos tantos, se ha podido compensar ese déficit encajando pocas dianas y sobre todo repartiendo mucho los tantos, ya que hasta 14 blanquillos han visto puerta en este curso.

14 en el Zaragoza

A los 5 de Iván Azón y de Álvaro Giménez se suman los dos de Nano Mesa y los dos de Juanjo Narváez para sumar los 14 goles de delanteros zaragocistas, teniendo en cuenta que Sabin Merino, fichado el 31 de enero, aún no se ha estrenado en más de 500 minutos y en los 9 partidos que ha jugado, los dos últimos ya de suplente. Está claro que ni en verano ni después en el mercado invernal Torrecilla ha dado con la tecla de la apuesta del gol. 

Juanjo Narváez se lamenta tras fallar una ocasión en el Zaragoza. ANGEL DE CASTRO

Con todo, es Narváez el que peor promedio de goles por minuto lleva entre los arietes de JIM, ya que necesita 968 para anotar, mientras que Azón ve portería cada 219 y es el más fino en esa faceta. El curso pasado, los artilleros blanquillos marcaron en total 13 tantos, cifra que ya han superado en este curso, teniendo en cuenta que Juanjo Narváez acabó con 9, Iván Azón firmó tres, Álex Alegría solo hizo una tras llegar en enero y el Toro y Vuckic no anotaron.   

Luis Suárez y el 'Panda'

El Zaragoza, en las dos últimas temporadas en las que ha rozado el ascenso, ha tenido un protagonismo mucho mayor de sus delanteros. En la 19-20, con Víctor Fernández y la tercera posición final con eliminación a manos del Elche, Luis Suárez se fue a los 19 tantos, mientras que Linares (5), Puado (4) y Dwamena (2) también sumaron para que desde la delantera llegaran 30 de las 59 dianas del Zaragoza, más de la mitad. Mientras, aún fue mayor esa presencia en la 17-18 y con Natxo González en el banquillo para quedar en tercera posición también, cayendo en los 'playoffs' ante el Numancia. Fue Borja iglesias la referencia indiscutible con 22 y Pombo, pareja habitual en el 4-4-2 del 'Panda', hizo cuatro, por los cinco de Toquero y la solitaria diana de Vinicius para sellar 32 de los 57 goles zaragocistas. Eso, es evidente, no ha sucedido en este curso.

Poveda pugna por un balón con un jugador del Lugo. LALIGA

El Huesca ha tenido un protagonismo de sus arietes todavía más bajo. En el cuadro oscense han visto portería 12 jugadores, dos menos que en el Zaragoza, y Escriche ha sido su delantero más certero, con cinco tantos y un gol cada 388 minutos. Pitta se quedó en dos antes de marcharse a Brasil, cedido hasta diciembre al Juventude, Gaich está preso del ostracismo casi total en los últimos meses y solo lleva un gol y Darío Poveda, cedido en enero desde el Getafe, suma dos tantos, pero con 11 encuentros en total, ha ido de más a menos y en los últimos partidos ha perdido protagonismo, saliendo desde el banquillo ante Almería y Fuenlabrada.

El Cucho y Okazaki

El Huesca, eso sí, ha contado con hasta cinco dianas que se han marcado sus rivales, en concreto Burgos, Fuenlabrada, Cartagena, Lugo y Amorebieta, un caso casi digno de estudio ya porque ha tenido lugar sin haber acabado la temporada. En sus años anteriores de ascenso, en la 17-18 y en la 19-20, el protagonismo de sus delanteros fue muy superior al que tienen ahora.

En el curso 19-20, Okazaki y Rafa Mir sumaron entre los dos 21 goles, 12 el japonés y 9 el cartagenero, mientras que Raba hizo cuatro e Ivi, uno. En total, 26 goles de 55, el 47,27%, más del doble que el actual. Aún fue mayor el de la 17-18, con los 16 goles de Cucho Hernández, los 7 de Chimy Ávila y los 8 de Gallar para superar la mitad de los tantos (31 de 61) del equipo gracias a sus arietes. 

Compartir el artículo

stats