Kiosco

El Periódico de Aragón

La 37ª jornada de Segunda

Cuestión de orgullo

El Zaragoza, con el ‘playoff’ a años luz, busca el mejor final de curso posible en las 6 citas que restan, empezando por derrotar a un Burgos ya salvado

Los jugadores zaragocistas corren durante un entrenamiento en la Ciudad Deportiva.

La impresión general desde hace semanas es que el Real Zaragoza tiró sus opciones de 'playoff', de rondar la famosa pomada de Miguel Torrecilla, cuando tras su reacción de cuatro victorias seguidas firmó un terrible partido en Cartagena y una dolorosa derrota. Después de ese traspié, el único en los últimos dos meses de Liga, el tren de la sexta plaza, aunque lejano, siempre se ha visto con una mínima esperanza que pareció apagarse del todo en Huesca, en el derbi, con unas tablas, las decimoctavas del curso, que le ponían el objetivo a 9 puntos con 18 por disputarse. Cuando el equipo de Juan Ignacio Martínez salte al césped de La Romareda este domingo (18.30 horas) para medirse a un Burgos, recién ascendido, salvado y con un punto más en la tabla, pueden ser hasta doce si el Oviedo cumple los pronósticos ante el ya descendido Alcorcón en Santo Domingo y por si fuera poco la Ponferradina ganó este sábado y le saca 9 ahora a los zaragocistas.

Las matemáticas, JIM y la plantilla hablan, porque no puede ser de otra manera, de posibilidades, pocas, eso sí. La lógica y el sentido común, no. Así que el Zaragoza, que está completando una buena segunda vuelta, con 22 puntos y que lleva solo una derrota, el doloroso y decisivo tropiezo en Cartagena, en nueve citas, con 18 puntos de los últimos 27, sobre todo pone en juego, además de los derechos de TV que corresponden por clasificación, el orgullo, la necesidad de dar más alegrías a su sufrida afición tras nueve años en Segunda que tendrán un décimo, este ya con la nueva propiedad que encabeza Jorge Mas y que está a solo un triunfo y una autorización del CSD de completar su desembarco oficial. Y es que el otro, el real, ya lleva días iniciado por Raúl Sanllehí y con la compra de las acciones de Alierta.

Ganar supondría esa permanencia matemática cumpliendo ese trámite de compra y además confirmaría el buen final de temporada de los de JIM, que intuye que no va a seguir, lo mismo que Miguel Torrecilla en la dirección deportiva

decoration

Ganar supondría esa permanencia matemática cumpliendo ese trámite de compra y además confirmaría el buen final de temporada de los de JIM, que intuye que no va a seguir, lo mismo que Miguel Torrecilla en la dirección deportiva. La Romareda siempre ha manifestado su aprecio por la labor del técnico y en las tres citas que le restan al Zaragoza como local puede aumentar ese sentimiento, por si acaso Sanllehí y los nuevos gestores dudan en si dar un giro deportivo total, algo que ahora parece que se dará y hasta se ve natural que así sea.

Sin Azón y 3 cambios

El Zaragoza ha mejorado mucho en la segunda vuelta ante su gente y es uno de los 4 equipos que no han perdido en casa tras el ecuador, un buen dato que viene tras un terrible primer tramo casero. Hoy buscará aumentar esa estadística en un partido donde no contará con Iván Azón, su referencia indiscutible, con 6 goles en las 9 últimas citas que ha jugado. Tiene poca pólvora el equipo como para no echar de menos a su artillero más en forma, lo mismo que a Chavarría, en el mejor estado del lateral zurdo desde que llegó, aunque al menos JIM recupera a Borja Sainz, tras su sanción, y a Narváez y Lasure, que se perdieron por enfermedad el derbi.

Borja Sainz, Nieto y Francho Serrano se plantean como novedades en el once por las bajas de Azón y Chavarría y el factible relevo de Vada

decoration

De cara al once, parece seguro que Francho, que tuvo minutos en la segunda parte en Huesca, volverá a ser titular después de seis semanas sin estar de inicio y cuando tanto se le ha echado de menos. A él y a Grau, aún de baja en estos momentos por la rehabilitación de su problema cardiaco . Con ambos, el playoff seguro que no hubiera sido tanta quimera. Francho ocuparía el sitio de Vada y Nieto tendrá el de Chavarría, mientras que Borja Sainz entrará en el ataque con Sabin Merino y Bermejo. La otra posibilidad es que también lo haga Álvaro y jugar con dos arietes natos, pero parece menos factible.

Un rival duro

El Burgos de Julián Calero llega a La Romareda con la temporada hecha, ya salvado y sin la necesidad de hablar en demasía de un 'playoff' que hasta tienen más cerca que el Zaragoza. El conjunto burgalés ha perdido en este curso en dos ocasiones ya con el Zaragoza, aunque no lo mereció en El Plantío en la primera vuelta y sí en la Copa. 

Es un equipo difícil de ganar, que baja prestaciones a domicilio y que solo ha encajado 35 goles en esta Liga. Calero dispuso un esquema con tres centrales que hoy puede mantener para ganar al Ibiza, con Álex Alegría de referencia tras muchos partidos fuera del once. No parece que el exzaragocista repita en la alineación, donde Guillermo se perfila como el candidato arriba, pero seguro que el técnico rival, muy codiciado en la categoría y con el Leganés como opción de futuro, plantea un partido para dejar la iniciativa a un Zaragoza para el que ganar es una cuestión de orgullo, por mucho que digan las matemáticas. 

Alineaciones probables

R. Zaragoza: Cristian Álvarez; Fran Gámez, Francés, Jair, Nieto; Francho, Zapater, Eugeni; Borja Sainz, Bermejo y Sabin Merino.

Burgos: Herrero; Álvaro Rodríguez, Córdoba, Miguel Rubio, Grego Sierra, Matos; Unai Elgezabal, Andy; Valcarce, Juanma y Guillermo.

Árbitro: López Toca (Comité Cántabro).

Estadio: La Romareda.

Hora: 18.30

Compartir el artículo

stats