Kiosco

El Periódico de Aragón

La actualidad del Real Zaragoza

El cambio de Eugeni en el Real Zaragoza

El catalán, indiscutible desde que llegó, ha sido sustituido en todos los partidos. Su cambio de posición, ahora más retrasada, ha castigado más su físico y ha reducido sus prestaciones

JIM saluda a Eugeni tras ser sustituido durante el partido ante el Burgos en La Romareda. Jaime Galindo.

Eugeni es indiscutible en el Real Zaragoza. Desde que llegó, durante la última semana del mercado invernal, el catalán siempre ha integrado el once inicial del equipo aragonés. Solo en Ibiza, apenas unos días después de su fichaje, se quedó sin jugar, aunque formó parte de la expedición con el objetivo de acelerar su adaptación. Doce choques ha jugado el centrocampista y en todos ellos ha sido titular.

Más retrasado, Eugeni y el Zaragoza bajan enteros. En la mediapunta todo tiene más sentido

decoration

Su llegada mejoró notablemente a un Zaragoza al que aportó, sobre todo, calidad y un excelso golpeo a balón parado. Marcó en su estreno en casa. Lo hizo de penalti ante el Málaga (1-1) y se ha apropiado de las jugadas de estrategia, con una asistencia de gol incluida.

Las mejores prestaciones de Eugeni llegaron desde su posición natural, la mediapunta. Pero el catalán lleva semanas alejado de ese puesto, lo que ha reducido notablemente tanto sus prestaciones como el rendimiento global de un equipo castigado por las numerosas ausencias en la medular, lo que abocó a Eugeni a retasar su posición hasta el doble pivote, ubicación que ha ocupado en los últimos encuentros.

Menos Eugeni

Y, allí, Eugeni es menos Eugeni. Obligado a un considerable despliegue físico y alejado del área y de la zona de influencia, el catalán y el Zaragoza sufren más. Ese cambio de ubicación y el consiguiente desgaste obligan a JIM a reservar siempre un cambio para el centrocampista, que no ha acabado un partido desde que luce la elástica blanquilla. Vaciado y exhausto, el tarraconense es siempre uno de los sustituidos, si bien el pasado domingo contra el Burgos lo fue en el minuto 87, a solo tres de la conclusión. Fue el cambio más tardío hasta ahora de Eugeni, que estuvo en el campo durante 80 minutos en sus dos primeras apariciones con el equipo, pero que no llegó a los 70 en las tres siguientes.

La acumulación de ausencias en el centro y su posición más retrasada han rebajado a Eugeni, que esta semana reconocía ante los medios de comunicación encontrarse más cómodo «un poco más arriba, con más llegada y en zona de peligro».

Porque el medio es mejor cuanto más cerca del área esté. Allí, donde se decide el fútbol, su calidad, visión de juego, último pase y disparo se convierten en una seria amenaza para el rival, que respira aliviado cuando el catalán se aleja, donde su físico y su fútbol bajan enteros. 

Compartir el artículo

stats