Kiosco

El Periódico de Aragón

La opinión de Sergio Pérez

La máquina de la limpieza en el vestuario del Real Zaragoza

Álvaro Ratón, titular ante el Alcorcón por la ausencia de Cristian Álvarez, baja por la rampa de La Romareda en la tarde de este domingo. REAL ZARAGOZA

No. No es este un momento de oportunismo por los tres balones que Ratón, titular bajo palos ante la ausencia por problemas físicos de Cristian Álvarez, tuvo que recoger del fondo de las mallas ante el Alcorcón, un rival descendido desde tiempos inmemoriales, en otro ejercicio de desidia y de abandono profesional del equipo y cuya consecuencia más directa es que la permanencia matemática tendrá que esperar otra semana más, tiempo para que el sonrojo que produce la situación y el comportamiento del grupo ante ella continúe también creciendo. Más que competir como animales, como anunció Juan Ignacio Martínez, lo que está haciendo el grupo en esta recta final de la Liga es una verdadera animalada.

De los futbolistas que forman parte de la plantilla 2021-2022 del Real Zaragoza, por rendimiento pasado, que no actual de varios de ellos, Cristian Álvarez, en la grada en la humillación de este domingo, estaría este año en un grupo reducido de elegidos compartiendo mesa y mantel con Francés, Jair, Gámez, Chavarría, Jaume, Eugeni, Francho o Azón. Varios, eso sí, deberían tener las orejas tiesas por su caída de nivel y una actitud algo desprendida en algunos de estos partidos recientes, como en este inadmisible 0-3 ante el Alcorcón.

Con la temporada en curso agonizando de la peor de las maneras, con el equipo desentendido de cualquier responsabilidad, lo cual debería conllevar firmes responsabilidades, hay ausencias que retumban. La de Cristian, por ejemplo. No porque Ratón fuera el culpable directo de ninguno de los goles sino porque, desde hace ya tiempo, se hace transparente bajo palos cuando aparece. Con un proyecto ambicioso como el que los nuevos dueños aspiran a promocionar este próximo verano, el club está obligado a ficharle a Cristian un competidor de categoría y mayor nivel que el actual.

Un portero que, como él, pueda ser titular en el Real Zaragoza. Algo que debería repetirse en otras posiciones en las que si los objetivos son los máximos, habrá que pensar en máximos y no dejarse engañar por ciertos fuegos de artificio y coyunturas puntuales de esta campaña. La humillación de este domingo contra el Alcorcón, la dejadez y el desinterés de estas últimas jornadas, están sirviendo para enfadar al respetable y deberían servir también para llenar con más gasolina la máquina de la limpieza este próximo verano.

Compartir el artículo

stats