Kiosco

El Periódico de Aragón

La actualidad del Real Zaragoza

Grau: "Cuando me dijeron que algo no funcionaba bien en el corazón me asusté mucho"

El levantino celebra su vuelta tras recuperarse de su dolencia cardiaca. "Se podría decir que es un nuevo comienzo"

Grau, durante el entrenamiento de este jueves en la Ciudad Deportiva. Jaime Galindo.

“Surgió durante el partido. Sabía que algo no iba bien porque tenía sensaciones extrañas que, lejos de irse, se prolongaban. Se lo dije al doctor y en el hospital nos dijeron lo que había, pero, por suerte, se ha quedado solo en un susto y ya estoy de vuelta”. El relato de Jaume Grau expone la angustia del futbolista del Real Zaragoza cuando, hace dos meses, su vida cambió. Unas palpitaciones extrañas durante el encuentro ante el Fuenlabrada advertían de una arritmia que encendió las alarmas y que le obligó a pasar por el quirófano para solucionar una fibrilación auricular paroxística de la que ya se encuentra totalmente restablecido.

"Lo último en que he tratado de pensar es en que tenía que dejarlo. Solo ha sido un susto y eso es lo importante"

decoration

Pero este periodo de tiempo ha sido duro, sobre todo al principio. “Lo peor fueron los primeros minutos, cuando te dicen que algo no funciona bien en el corazón. Esos momentos, hasta que te trasladan que no va a ser grave y no te va a alejar de la vida deportiva, son difíciles”, reconoce Grau, que admite haber pasado por momentos “de mucha incertidumbre” pero agradece el apoyo y la confianza recibidos desde el club. “Me han puesto las cosas muy fáciles y estoy muy agradecido a todos”.

Por todo ello, su regreso al fútbol, el pasado domingo ante el Alcorcón, fue un momento muy especial. “Sentí mucha emoción. Al final, nunca sabes en qué va a derivar algo así porque es un problema en el corazón y asusta mucho al principio, pero siempre me transmitieron calma. Me falta un poco de ritmo, como es normal, pero las sensaciones fueron buenas”, expone el levantino, que asegura que nunca se le pasó por la cabeza la posibilidad de tener que dejarlo. “Eso es lo último que he tratado de pensar. Se ha quedado solo en un susto y eso es lo más importante. Por suerte, ya estoy aquí, puedo hacer una vida completamente normal y estoy dispuesto a ayudar en lo que sea necesario”.

Eso sí, el mediocentro zaragocista afirma que no ha llevado bien su ausencia de los terrenos de juego. “Se pasa peor desde fuera por la impotencia de no poder estar con los compañeros, pero ya ha quedado todo atrás”, reitera mientras se centra en acabar la temporada de la mejor forma posible. “Se podría decir que es nuevo comienzo, un punto de inflexión después de este paréntesis. Estoy con las mismas ganas e ilusión y el camino es el mismo. Ahora lo importante es intentar reaccionar tras lo que pasó el domingo y que no vuelva a ocurrir para que, dentro de lo que cabe, la gente esté contenta y nosotros también”, aunque el Oviedo, rival del Zaragoza el lunes, se la juega. “Nos lo va a poner muy difícil porque dependen de ellos mismos para jugar la promoción. Van a apretar mucho pero debemos tratar de estar a la altura”.

Compartir el artículo

stats