Kiosco

El Periódico de Aragón

La actualidad del Real Zaragoza

El primer día de la nueva era en el Real Zaragoza

La Real Sociedad cae ante el Almería y el equipo zaragocista alcanza la permanencia matemática en Segunda, cumpliendo la segunda condición suspensiva para el desembarco ya absoluto del grupo inversor que encabeza Jorge Mas

Jorge Mas, en una conferencia de prensa como propietario del Inter Miami de la MLS. MLS

Ya está. El Real Zaragoza, en la mayoría de su capital social, el 50,56%, ha cambiado de manos de forma oficial, sin cortapisas de por medio, ya que tras autorizar el Consejo Superior de Deportes el pasado 29 de abril la compra por parte del grupo que encabeza Jorge Mas, la permanencia matemática, la segunda condición suspensiva firmada en el acuerdo con la familia Alierta del 8 de abril, ya está abrochada tras la derrota de la Real Sociedad B ante el líder Almería, que hace que el Zaragoza ya se pueda considerar a todos los efectos equipo de Segunda un curso más y se lleve a cabo el cambio de propiedad.

César Alierta, poseedor de la mayoría accionarial entre sus acciones, las que tenía a su nombre y las de Prado de Altaoja y las de su sobrino, Fernando Sainz de Varanda, para rondar ese 51%, firmó el 8 de abril la venta de las mismas a un grupo inversor integrado, entre otros, por los hermanos Jorge y José Mas Santos, Joseph Oughourlian, Gustavo Serpa, Jim Carpenter y Jim Miller. Jorge Mas pasará a ser el nuevo presidente cuando se dé este desembarco, algo que va a llegar de forma paulatina a partir de la próxima semana, aunque Raúl Sanllehí, director general ejecutivo de la nueva propiedad, lleva ya dos meses conociendo el día a día del club y a partir de ahora sus decisiones empezarán a ejecutarse. 

El cambio no va a ser tan notable y por ejemplo Mariano Aured como director de Finanzas y Lozano y Espinosa en la Ciudad Deportiva es muy factible que sigan. También tiene opciones de continuar el director deportivo, Miguel Torrecilla.

decoration

El cambio no va a ser tan notable en el día a día del club y por ejemplo Mariano Aured como director de Finanzas y Ramón Lozano y Ángel Espinosa en la Ciudad Deportiva es muy factible que sigan. También tiene opciones de continuar el director deportivo, Miguel Torrecilla. Luis Carlos Cuartero, actual director general, sí que tiene todas las papeletas de no seguir puesto que su sitio, al menos en la nomenclatura del mismo, pasa a ocuparlo Sanllehí. Por su parte, Fernando de Yarza y Juan Forcén, sobre todo este último, no está nada claro que no sigan vinculados a la SAD de alguna manera, aunque el primero siempre ha dicho que no deseaba permanecer en la entidad y que su ciclo en la misma había terminado.   

El nuevo grupo que controla clubs como el Inter de Miami (Jorge y José Mas son propietarios y David Beckham presidente de Fútbol), el Lens francés (Oughourlian) o el Millonarios colombiano (Serpa) supone una nueva dimensión para este club, que por primera vez no estará en manos aragonesas. De momento, este grupo solo se hizo con las acciones de Alierta, pero también van a presentar una oferta por las de Carlos Iribarren, Juan Forcén y la familia Yarza, que tienen un 13,46% del capital cada uno, con la idea de alcanzar el 91% que tenía la Fundación.

16 millones

Este grupo ha hecho una inversión inicial de 16 millones, una parte irá destinada a la compra del club y otra a inyectar capital a la SAD. La oferta incluye para la familia Alierta, que posee el 50,56% del capital social, que es de un total de 6,3 millones, el pago de sus acciones, casi 3,2 millones, la cuantía del préstamo participativo convertible en acciones, unos 3,8, y la prima por ser el accionista mayoritario para que la cifra global en ese caso se acerque a casi los 8. Ahora, el exmáximo accionista ya podrá disponer de ese dinero.

La idea del grupo inversor es realizar una ampliación de capital y se reducirá la deuda para buscar un mayor margen, aunque va a ser una inversión controlada y sostenible, con un nuevo límite salarial que podría rondar los 10 millones

decoration

Mientras, el grupo inversor ofrece a los accionistas principales no mayoritarios, Carlos Iribarren, Juan Forcén y la familia Yarza, todos con un 13,46%, medio millón de euros, que fue lo que pusieron en la ampliación de capital para alcanzar los 4,5 millones en marzo de 2015. Si Yarza y Forcén no venden y al hacerlo la familia Alierta e Iribarren, el grupo inversor pasaría a controlar el 64’02% del capital. Si venden todos, se va al 91%. Los avales que tiene la Fundación Zaragoza 2032, casi 11 millones en dos préstamos de CaixaBank, uno por algo menos de ocho y otro por tres, este último avalado solo por Alierta, los asume también el grupo inversor. La diferencia entre lo que cueste el desembarco, que puede ser desde 8,5 a 9,5 millones si al final venden todos los accionistas hasta los 16 iría destinada a las arcas del club para solucionar los pagos más inmediatos y preparar la próxima temporada.

Los pasos

La intención del grupo inversor es realizar una ampliación de capital que dejaría con un porcentaje menor todavía a Yarza y Forcén en el caso de que estos al final se mantuvieran en el capital social. Con esa ampliación y la primera aportación, la idea es refinanciar la deuda y hacer al club más sostenible en el día a día, además de elevar el límite salarial, ahora de los más bajos de Segunda, con 5,708 millones oficiales más gran parte del crédito de CVC para ese fin para alcanzar según el presupuesto del club los 7,19. La idea ahora es que el límite esté en torno a 10 millones, aunque en ningún caso se trata de un proyecto con mucha capacidad económica y el Zaragoza, con menos deuda y más aliviado, no se librará de algunas estrecheces en un proyecto controlado y sostenible económicamente.

Compartir el artículo

stats