Kiosco

El Periódico de Aragón

La opinión de Sergio Pérez

La salvación matemática y el 'just do it' para Jorge Mas

Jorge Mas, que será nuevo presidente del Real Zaragoza, en las puertas del estadio del Inter de Miami. INTER DE MIAMI

Un eslogan es un reclamo para trasladar un mensaje. Un buen eslogan llama la atención, perdura en el tiempo y en el imaginario colectivo, es original, reconocible al instante y consigue el propósito para el que se crea: reforzar la imagen de la marca y aumentar las ventas. Fue lo que ocurrió, por ejemplo, con la campaña 'Just do it', una de las más exitosas de la historia. Nacida en los años 80 en la mente de un creativo de una agencia de publicidad, Nike usó esa frase, tres simples palabras pero con una profunda carga de significado, como cierre de un anuncio de televisión protagonizado por un jubilado que corría diariamente.

El lema animaba a cualquier persona a ser valiente, a romper moldes, vencer retos y conseguir cualquier propósito. A hacerlo, que todo es posible y todo está al alcance. La campaña tuvo una notoriedad global y lanzó a la marca a una nueva dimensión, con cifras de negocio muy superiores a las anteriores y un mucho mejor posicionamiento en su mercado. La unión con Michael Jordan, un acierto sin precedentes, le convirtió en referente de su segmento.

Bastante más tarde de lo que parecía hace unas semanas como consecuencia de la caída de nivel del equipo y su desentendimiento en la Liga, el Real Zaragoza ha asegurado por fin la permanencia matemática en Segunda tras la victoria del Almería frente a la Real Sociedad B, una conquista muy menor y que da casi carpetazo a la temporada deportiva, a la que solo le quedarán tres trámites que cubrir de la mejor manera posible y con mucha mayor dignidad competitiva que frente al Alcorcón: en Oviedo, ante el Lugo en La Romareda y en Anoeta ante el filial de la Real.

Lejísimos han quedado aquellas aspiraciones de grandeza, con el playoff en un horizonte infinito y la pomada taladrando la mente, para las que se ha demostrado que se necesitaba una velocidad de puntuación muy superior. Al menos, el Real Zaragoza ha garantizado ya oficialmente su continuidad en el fútbol profesional y ello abre la puerta al desembarco de la próxima propiedad, toda vez que la autorización del Consejo Superior de Deportes está concedida y, por lo tanto, las cláusulas suspensivas dejan de tener validez.

Termina una Liga mucho más discreta de lo esperado, irregular, con más angustias que sueños, y empieza ahora una era inédita en la historia del club con las ilusiones renovadas, la Primera División como objetivo primordial, el relanzamiento del club y el estadio como acompañantes de viaje y las expectativas disparadas, lo que tiene enormes ventajas y sus evidentes riesgos. Está ahora por ver cuánto de nuevo tiene este nuevo proyecto y cuánto de viejo permanece. Queda también por conocer el verdadero alcance de la inversión, qué va a hacer eso posible y qué seguirá siendo inviable. En cualquiera que sea el escenario final, a Jorge Mas, el próximo presidente, el zaragocismo le va a pedir un proyecto mucho más poderoso financiera y deportivamente y que tenga la ambición por norma. Le va a pedir exactamente eso: 'Just do it'. Hágalo.

Compartir el artículo

stats