Kiosco

El Periódico de Aragón

La actualidad del Real Zaragoza

Bermejo no para de crecer

El nivel del madrileño sigue subiendo a partir de su fichaje frustrado por el Tianjin chino. Desde febrero ha sido titular en diez partidos de los que el Zaragoza solo ha perdido uno

Bermejo pelea un balón desde el suelo durante el partido del pasado viernes ante el Lugo. ANGEL DE CASTRO

Hace cuatro meses, Sergio Bermejo tenía pie y medio en China. El Tianjin realizó una oferta desorbitada por el jugador madrileño del Real Zaragoza que multiplicaba los 80.000 euros que percibe en el club aragonés. Sin embargo, todo se torció. La FIFA prohibió, por impagos, fichar al club de la Superliga asiática y Bermejo se quedó. 

El mercado de fichajes en China se abría en febrero. Para entonces estaba prevista la salida del madrileño, cedido hasta diciembre. Pero el giro de los acontecimientos propició un nuevo escenario en el que Bermejo adquiriría un protagonismo esencial. De hecho, su relevancia en el equipo es cada vez mayor, al igual que su nivel. Cuando el físico se lo ha permitido, Bermejo ha sido fijo para JIM, eso sí, casi siempre desde la banda derecha a pesar de que el rendimiento del futbolista alcanza su punto álgido cuanto más centrado y menos arrinconado se encuentra.

Bermejo, con contrato hasta 2024, se quedó en un Zaragoza en el que ha disputado 33 encuentros esta temporada, 27 de ellos como titular. Pero, desde febrero, su estancia en el once inicial ha estado asociada a buenas noticias ya que de los diez choques en los que el madrileño ha formado parte del once inicial el Zaragoza solo ha perdido uno. Fue en Eibar, actual líder y principal favorito al ascenso, que se impuso 2-0 a los aragoneses.

El balance se completa con seis victorias, casi todas ellas en La Romareda (2-1 a Las Palmas, 2-0 al Almería, 2-1 contra el Fuenlabrada y 1-0 a Girona y Lugo, y 1-2 en El Molinón frente al Sporting), a los que se suman los empates firmados en Huesca (1--1), Oviedo (3-3) y en casa ante el Burgos (0-0). En Tenerife, el único rival ante el que Bermejo salió en la segunda parte, también se firmaron tablas (1-1).

Un paso adelante

El crecimiento es evidente. Tras una primera temporada en la categoría marcada por la irregularidad y en la que rebasó los 2.400 minutos en 37 partidos, la campaña actual se convertía en una especie de reválida para el madrileño, que la afrontaba con la necesidad de dar un paso al frente. 

Aunque el inicio no fue prometedor. La irregularidad continuó siendo la principal característica de un jugador que, eso sí, pocas veces actuó en su posición natural. Casi siempre acostado en la derecha, donde su verticalidad y cambio de ritmo se quedan sin espacio, Bermejo, autor de tres tantos hasta ahora, muestra su mejor versión cuando actúa más centrado. De hecho, los dos goles que anotó ante el Oviedo en el que fue, seguramente, su mejor actuación del curso, llegaron fuera del costado, siempre hacia dentro. El primero al cabecear un rechace del portero a remate de Azón y el segundo al empalmar a la red un despeje de la defensa tras un balón parado. 

Bermejo, que ya supera los 2.000 minutos, no para de crecer. China queda ya muy lejos.

Compartir el artículo

stats