Kiosco

El Periódico de Aragón

La opinión de Sergio Pérez

El 'veni, vidi, vici' de Jorge Mas y la plantilla del Real Zaragoza 22-23

Jorge Mas atiende a los medios sobre el césped de La Romareda. Jaime Galindo

La primera aparición de Jorge Mas en la ciudad fue triunfal, todo un ‘veni, vidi, vici’. El nuevo presidente del Real Zaragoza llegó, vio y conquistó el favor de sus primeros interlocutores, el Gobierno de Aragón y el Ayuntamiento, y detrás de su hasta ahora enigmática figura se descubrió un hombre sereno, con buena presencia, dotes para la comunicación, una notable capacidad expresiva y cordial y educado en el trato.

Mas lidera un grupo de inversión tremendamente heterogéneo, con varias sociedades entrelazadas, numerosas personas de alto rango implicadas y ramificaciones amplísimas tanto a nivel futbolístico como financiero, sobre las que este diario ha puesto una clarificadora luz en los últimos días. De su mano, porque él ha sido elegido por sus socios para liderar el proyecto, la SAD está adentrándose en un mundo desconocido por estos lares, universo del que nacerán sinergias novedosas, en el que entrarán en acción actores aparentemente secundarios pero con papeles principales y que se regirá por una praxis muy distinta a la acostumbrada, siendo como ha sido hasta ahora el Zaragoza un club de funcionamiento marcadamente clásico.

Mas comanda el primer grupo de inversión con capital extranjero que dirige la Sociedad Anónima, donde permanece Juan Forcén, consejero de segundo plano con la Fundación 2032, accionista minoritario en la etapa recién terminada y que continuará donde estaba, dando un paso hacia adelante en su rol y poniendo una meritoria pica en Flandes. Forcén ha sido una figura clave y aglutinadora en todo este proceso de cambio y su presencia servirá para fortalecer la raigambre local y de nexo con el Aragón que cuece las habas. De momento, la estructura interna tampoco variará en demasía.

En su primera intervención en público, Mas dibujó un Real Zaragoza ambicioso, una joya en sus manos que tiene el ascenso a Primera División como objetivo fundamental, previo paso a buscar otras conquistas superiores (nombró la Liga Europa o la Champions), con la cantera como base del modelo y una fuerte inversión prevista. No escatimaremos recursos, dijo.

Este viernes, la SAD convocó para el 27 de junio la Junta General de Accionistas que lo encumbrará presidente y donde se aprobará una próxima ampliación de capital. Pasos necesarios para llegar al punto en el que vive el aficionado medio y donde el fútbol cobra toda su importancia y brotan las más profundas pasiones: quiénes conformarán la plantilla y se vestirán la camiseta.

En la campaña recién acabada, el club ha dispuesto de un límite salarial oficial de 5,7 millones de euros, aunque presupuestó 7,2 para tal causa gracias al 1,5 suplementario del fondo CVC. Ese es el gran reto de Mas y sus compañeros de viaje, consejeros y ejecutivos de todo orden: poner los medios y recursos necesarios para subir esas cantidades económicas hasta un nivel que permita construir un equipo verdaderamente potente, sin vender los grandes activos de la Ciudad Deportiva (como pretende ser norma a partir de este momento) ni a los jugadores más solventes, con fichajes atractivos para convertirse en aspirante al ascenso a Primera con razones fundadas, no solo por el impulso de los sentimientos.

Compartir el artículo

stats