El día que acaba junio el Real Zaragoza ha hecho oficial un secreto a voces, la renovación de Iván Azón. El delantero, uno de los grandes baluartes de la cantera, amplía su contrato una temporada más, hasta el 30 de junio 2025, al igual que hizo Francho hace unas semanas. De este modo, el club aragonés retiene a dos de sus grandes valores de la Ciudad Deportiva. Queda pendiente Alejandro Francés, el mascarón de proa de esta brillante generación de talentos y con el que todavía no hay un acuerdo, aunque las dos partes están condenadas a entenderse.

"Iván es lucha, nobleza, insistencia, sacrificio. Un zaragocista de corazón que, desde su primera oportunidad en el primer equipo, ha peleado como nadie en cada acción, empleándose al máximo jugase los minutos que jugase. Ruge y levanta a La Romareda". Así ha definido a Azón el Real Zaragoza en su comunicado público. El delantero ha explotado este año a las órdenes de Juan Ignacio Martínez, con el que ha firmado siete goles y ha dado un importante salto de calidad en su juego. A su innegociable entrega ha añadido una mejoría en la precisión en el remate y abundantes goles en la segunda mitad de la campaña.

Azón se incorporó al Real Zaragoza en su segundo año de alevines después de jugar en Marianistas y el Amistad. Tras estar cedido en el Olivar empezó a mostrar todas sus virtudes en su etapa de juveniles. Brilló en la participación del equipo en la Youth League, lo que le permitió, como a sus compañeros, dar el salto al primer equipo. Rubén Baraja lo hizo debutar el 8 de noviembre de 2020. En diciembre llegó su primer gol en la Copa del Rey y en enero, su estreno anotador en la Liga ante el Cartagena.

Hijo y sobrino de futbolistas, muy querido por la afición por su entrega y pundonor, Iván Azón suma 69 encuentros con la blanquilla. Su buen trabajo le ha llevado a la internacionalidad sub-21. La próxima temporada lucirá el nueve en la camiseta. El Real Zaragoza ata a otro de sus grandes valores. La política con la cantera ha cambiado: el club que preside Jorge Mas ha decidido no vender a sus grandes activos y construir su primer proyecto en torno a ellos.