Kiosco

El Periódico de Aragón

REAL ZARAGOZA

Palabra de Diego Milito

«Necesitamos mucho de tus goles para que el Zaragoza vuelva a estar en Primera. Es la ilusión de todos», le dice el argentino a Iván Azón, para quien siempre ha sido su ídolo

Iván Azón celebra su gol ante el Amorebieta. ÁNGEL DE CASTRO

Cuando Diego Milito goleaba con el Real Zaragoza, Iván Azón era un niño que empezaba a jugar al fútbol en Marianistas. Como delantero, era el espejo perfecto en el que fijarse, así que el argentino se convirtió en su ídolo. Ayer, tras ampliar su contrato con el club que les une a ambos, Milito le mandó un mensaje a Iván Azón: «Hola, Iván, ¿cómo estás? Quería saludarte y mandarte un gran abrazo, también felicitarte por la temporada que estás llevando a cabo. Que sepas que necesitamos mucho de tus goles para que el Zaragoza vuelva a estar en Primera División. Esa es la ilusión de todos. Te mando un fuerte abrazo y espero en cualquier momento poder saludarte y conocerte personalmente».

Diego Milito felicita a Iván Azón por su renovación con el Real Zaragoza y espera conocerle pronto

Diego Milito felicita a Iván Azón por su renovación con el Real Zaragoza y espera conocerle pronto

El zaragozano ha explicado alguna vez que de niño iba a La Romareda para ver a Diego Milito y que incluso estuvo en Milán e intentó verle en la ciudad deportiva del Inter, aunque no fue posible. Le atraía de él su garra y su carácter, características que ha hecho suyas en el césped. Diego Milito fue el ídolo de muchos, no solo de Azón, el último gran delantero internacional que vistió la camiseta del Real Zaragoza en Primera División. Ahora que el objetivo del club es regresar a esa categoría perdida, Iván Azón es uno de los referentes de este Zaragoza. Sus siete goles esta temporada y, sobre todo, su manera de entender su presencia en el césped, vaciándose en cada carrera, peleando cada balón, buscando cualquier oportunidad, le han convertido en el ojo derecho de la grada.

Poco se parecen Milito y Azón, aquel y este Real Zaragoza, pero el sentimiento por los colores y por quienes los defienden con nobleza y valor es inalterable y ese es el hilo conductor que unen al ídolo y a aquel niño que lleva camino de serlo. En las tres temporadas que vistió la blanquilla (2005-2008), el ariete argentino era el delantero de referencia en el equipo y marcó un total de 53 goles en 108 partidos de Liga más otros 8 en 16 choques de Copa. La mitad, al Real Madrid en aquella noche mágica de febrero de 2006. Su mejor campaña fue la 2006-07, con 23 dianas. En las otras dos anotó 15 en cada una.

Salvo en la última, en la que Oliveira hizo 18 goles, Milito fue el pichichi de aquel equipo que peleaba por títulos y por estar en Europa. Quince años después el pichichi del Real Zaragoza ha sido el niño que iba a verle a La Romareda. Le costó empezar a marcar y eso le restó oportunidades en el equipo, pero en la recta final de la temporada Iván Azón acabó como el mejor delantero de la plantilla con sus siete goles, anotados entre las jornadas 28 y 42, tres de ellos en partidos consecutivos. Su tanto en Gijón, en el último minuto del añadido, peleando un balón en el que no creía nadie, ganando a todos por fe, por pura cabezonería aragonesa, definen mejor que nada a Iván Azón. Sus goles pueden marcar el camino a Primera. Palabra de Diego Milito. 

Compartir el artículo

stats