Kiosco

El Periódico de Aragón

La actualidad del Real Zaragoza

Azón enciende el debate en la delantera del Real Zaragoza

La gran pretemporada del canterano cuestiona el estatus del delantero que el club sigue buscando

Iván Azón celebra el gol marcado ante el Lleida esta pretemporada. Jaime Galindo.

El Real Zaragoza sigue buscando un delantero. De hecho, es el fichaje prioritario para el club aragonés, que considera necesario reforzar su vanguardia con un efectivo que incremente la calidad en esa parcela del terreno de juego. El punta, pues, es el objetivo principal, relegando la incorporación de un atacante de banda a un rol secundario y, desde luego, mucho menos preferente. Algo así como la guinda al pastel.

Los objetivos están definidos: un delantero, un central (Jairo Quinteros) supeditado a que Clemente encuentre destino, y un extremo siempre que sea posible y que el mercado ofrezca una buena ocasión.

Pero, si hasta no hace mucho la opinión generalizada defendía la adquisición indispensable de un delantero de referencia, el estatus del fichaje en cuestión ya no está tan claro. Los méritos acumulados por Iván Azón a lo largo de una excelsa pretemporada invitan a dudar acerca de si el atacante pretendido debe ser la referencia ofensiva del Zaragoza o, por el contrario, el canterano se ha ganado a pulso semejante consideración y la incorporación a realizar debe ejercer de mero complemento.

Los méritos de Azón invitan a dudar acerca de si el atacante pretendido debe ser la referencia ofensiva del Zaragoza o el canterano se ha ganado a pulso semejante consideración y la incorporación a realizar debe ejercer de mero complemento

decoration

En todo caso, lo que parece claro es que su perfil debe ser distinto al del aragonés. Se buscaría un delantero rápido y que busque el espacio. Movilidad y dinamismo. Está Giuliano, sí, pero tanto el cuerpo técnico como la dirección deportiva consideran un riesgo excesivo depositar toda la responsabilidad ofensiva sobre dos chicos de 19 años, uno de ellos recién llegado a la categoría.

Claro que para que el deseo de la entidad se haga realidad y Carcedo disponga de más opciones en ataque, se antoja indispensable que Narváez salga. La marcha del colombiano, al que le resta un año de contrato con el Real Zaragoza, permitiría liberar la masa salarial necesaria para poder acometer la incorporación pretendida, algo que no sería suficiente con las salidas de Clemente, Carbonell y Nick, todos ellos en la rampa de salida. Narváez parece tener la llave. Si encuentra un destino que se ajuste a sus deseos y el club puede deshacerse de todo, o al menos gran parte, de su salario, se acometería inmediatamente el fichaje de ese tercer punta en el que se lleva tiempo trabajando en los despachos. 

Unas molestias apartan del grupo al zaragozano

Iván Azón es ya un valor a proteger con sumo cuidado. Por eso y a apenas una semana del comienzo de la temporada, el cuerpo técnico zaragocista no quiere arriesgar un ápice con el canterano, al que sometió ayer a un entrenamiento individualizado como consecuencia de unas molestias que, en principio, no revisten de especial relevancia. De hecho, el club descarta que al punta se le realicen pruebas médicas destinadas a evaluar el alcance de esas molestias y advierte que su trabajo aparte del grupo responde únicamente a una medida preventiva por precaución. En todo caso, parece poco probable que Azón sea de la partida este domingo en el último ensayo de pretemporada ante el Girona en La Vinya.


En cambio, si Narváez se queda y no se puede liberar la masa salarial necesaria con la salida de otros futbolistas (Petrovic), el colombiano permanecería como alternativa en ataque, algo que el club asegura asumir con naturalidad ante el satisfactorio rendimiento del cafetero en los entrenamientos y partidos y su implicación y conexión con sus compañeros.

Igual pero diferente

El plan, entonces, no ha cambiado en lo que a su diseño principal se refiere. El Zaragoza aspira a incorporar otro delantero, a ser posible, antes del comienzo de la competición, pero para ello es condición indispensable que se produzca una salida (principalmente la de Narváez) que permita liberar la masa salarial necesaria para acometer esa adquisición. Lo que ya no está tan claro es si el que está por llegar estará llamado a ser la referencia ofensiva del equipo o ese rol está reservado para Azón, máximo goleador de la pretemporada junto a Vada y que parece dispuesto a ser el punta titular de un Zaragoza que, salvo ocasiones especiales o de urgencia, no parece destinado a jugar con dos delanteros. Al menos, así se desprende de las formaciones y diseños elaborados por Carcedo a lo largo del verano. El compañero más cercano al delantero centro siempre ha sido un mediapunta.

De momento, Azón mantiene el idilio con el gol que ya lució la pasada campaña, cuando se coronó, junto a Vada, como el máximo artillero del equipo con siete tantos. El canterano ya acumula tres (los mismos que el argentino, dos de ellos de penalti) esta pretemporada, pero es que, además, el zaragozano está mostrando una evidente evolución en todas las facetas del juego. Cada vez más rápido y dinámico, su incesante búsqueda del desmarque y el espacio se combina con el combate cuerpo a cuerpo y la asociación cuando la ocasión lo requiere. 

Además, su envergadura le permite destacar en el juego aéreo tanto en ataque como en labores defensivas y es la primera baza en la intensa presión alta impuesta por Carcedo como ingrediente esencial en su manual de estilo. Acaba de renovar hasta 2025, tiene 19 años, es internacional sub-21 con España y, desde hace unas semanas, luce el 9 en el primer equipo del Real Zaragoza. 

¿Qué tipo de delantero debería fichar el Real Zaragoza?

  • 225
  • 103

Compartir el artículo

stats