Kiosco

El Periódico de Aragón

La actualidad del Real Zaragoza

Lasure, el octavo canterano abocado a salir

El lateral se une a Nick, Carbonell y Clemente en la búsqueda de otro destino que ya encontraron antes Ángel, Baselga, Carlos Azón y Marc Aguado

Nick, Carbonell, Clemente y Lasure, en la concentración del Real Zaragoza en Boltaña. Jaime Galindo.

Desde hace tiempo, tres canteranos del Real Zaragoza (Nick Buyla, Luis Carbonell y Enrique Clemente) saben que no cuentan para Carcedo y que deben buscarse equipo. Todos ellos tienen contrato en vigor por varias temporadas más pero no entran en los planes del técnico riojano y están abocados a una salida en forma de cesión que, sin embargo, no acaba de producirse.

En las últimas horas, otro canterano, Daniel Lasure, se ha unido a ellos para completar esa lista de jugadores de la casa a los que se ha invitado a salir. Así lo dejó claro Carcedo cuando no incluyó al zaragozano en la lista de expedicionarios que se desplazaron el pasado domingo hasta Girona para participar en el último amistoso de la pretemporada. Viajaron 21 pero entre ellos no estaba el defensa, al que el club ya habría trasladado la conveniencia de que recale en otro equipo.

De este modo, Lasure, al que el Real Zaragoza renovó por una temporada tras superar el cáncer testicular del que fue intervenido en marzo del año pasado, se ve abocado ahora a una difícil situación, ya que su futuro deportivo no parece estar ligado al club aragonés, con el que está vinculado hasta junio de 2023. En este escenario, la cesión deja de tener sentido sin una ampliación previa, por lo que todo pasaría por una rescisión de contrato.

De este modo, los cuatro canteranos que no cuentan para el primer equipo se sitúan en una rampa de salida en la que, en todo caso, también aparecen otros jugadores como Narváez. De hecho, el Real Zaragoza necesita imperiosamente liberar masa salarial para poder acometer las incorporaciones que todavía deben llegar antes de la conclusión del mercado. 

A la espera

Asimismo, el club todavía no ha formalizado la inscripción de sus fichajes en LaLiga (Mollejo, al tener ficha del filial, sí está inscrito ya en la Federación Aragonesa de Fútbol) ni ha anunciado la renovación de Alejandro Francés. Todo pasa por dar salida a los efectivos que no cuentan. Sin eso, todo debe esperar. A apenas unas horas del inicio de la competición y a tres semanas para que se cierre el mercado, el Zaragoza todavía tiene muchas tareas pendientes.

Pero en las últimas horas no se han producido avances en ese sentido. Ninguno de los canteranos a los que el club aspira a dar salida parece destinado a una marcha inminente. Clemente, con problemas físicos durante toda la pretemporada, cuenta con el interés de varios equipos, al igual que Nick Buyla, pero el acuerdo con alguno de ellos no parece cercano. Carbonell, ya con ficha del primer equipo, se ejercita con el filial a la espera de encontrar un destino. 

Si se cierran todas esas salidas previstas por el club, se unirán a otras cuatro que ya se han producido este verano. Marc Aguado jugará cedido en el Andorra por tercera temporada consecutiva mientras que Ángel López lo hará en el Calahorra, de Primera RFEF, al igual que Marcos Baselga. En cambio, el portero Juan Carlos Azón, campeón de España juvenil con el Real Zaragoza, no llegó a un acuerdo para renovar y se marchó al Logroñés ya desvinculado de la entidad aragonesa.

La cantera, a la que la nueva propiedad señaló como pilar básico del proyecto, pierde presencia en el primer equipo. 

Compartir el artículo

stats