Kiosco

El Periódico de Aragón

La actualidad del Real Zaragoza

Cristian, mano de santo

El argentino, que evitó la derrota en Las Palmas con una magistral intervención, insiste en demostrar que es la pieza más imprescindible del Real Zaragoza. El meta, que acaba contrato, deja la portería a cero en uno de cada tres partidos desde que llegó

Cristian Álvarez extiende el brazo izquierdo para desbaratar el disparo lejano de Curbelo en el descuento del partido del pasado sábado. REAL ZARAGOZA

Pasan las temporadas y Cristian Álvarez sigue siendo, seguramente, el jugador más importante del Real Zaragoza. El meta argentino volvió a ser clave el pasado sábado en Las Palmas, donde sus intervenciones permitieron al equipo aragonés extraer un punto del complicado campo de Gran Canaria. Especialmente relevante fue su prodigioso vuelo en el descuento para que su mano izquierda derribase el misil tierra aire lanzado por Curbelo. Mano de santo.

El capitán del Real Zaragoza volvía a salir al rescate de los suyos para evitar la derrota. Antes ya había anulado un par de malintencionados intentos de Viera y otro de Marc Cardona para dejar claro, por enésima vez, que es uno de los mejores porteros de la categoría. 

Cristian es indiscutible. Quizá no haya otro jugador de la plantilla más fijo que él. Y eso que sus cuatro escuderos más cercanos también gozan de esa vitola. De hecho, sobre el quinteto defensivo del Zaragoza se construye la escuadra de Carcedo, que, consciente de la fortaleza en retaguardia, no ha tocado nada en esa parcela. 

Y la combinación funciona. Con ella, el equipo aragonés apenas ha caído derrotado en cuatro de los 17 encuentros que ha disputado (16 de la pasada campaña y el jugado el sábado en Gran Canaria). En cuatro más logró hacerse con el triunfo y los ocho restantes acabaron en tablas. Cristian, Gámez, Chavarría, Francés y Jair son, sin duda, la defensa titular del Real Zaragoza.

Uno de cada tres

Pero lo del argentino es especial. Su excelente rendimiento desde que llegó, hace cinco años, ha sido una constante. Sin apenas altibajos, Cristian, que cumplirá 37 años en noviembre, comenzó la temporada dejando su portería a cero, algo que viene siendo muy habitual desde que defiende el marco blanquillo. De hecho, el arquero echa el candado a su portería en uno de cada tres encuentros que disputa. En la 2017-18, su primera en el club, lo hizo en once ocasiones, dos más que en la campaña posterior y las mismas que en la 2019-2020. El siguiente ejercicio lo completó con 16 duelos sin encajar gol de los 37 que disputó y la pasada temporada incrementó el registro en once más. En total, Cristian no ha recibido tantos en 59 de los 183 partidos de Liga que ha jugado con el Real Zaragoza. Solo en su tercera campaña estuvo bajo palos en menos de 36 ocasiones (33).

Tras superar las molestias musculares que le obligaron a ausentarse de varios partidos amistosos durante el verano, y con más competencia que nunca tras la llegada de Dani Rebollo para completar junto al argentino y Ratón la nómina de guardametas, Cristian sigue siendo esencial. Y el club es consciente de ello, por lo que podría abordar pronto las conversaciones para prorrogar su periplo como zaragocista. Así lo impone un contrato que expira el próximo 30 de junio y el deseo del meta de seguir ligado a la entidad hasta que el cuerpo aguante. «Cada vez siento más pasión por este club. Mi sueño es retirarme en el Real Zaragoza y también mi objetivo, pero para ello tengo que estar a la altura de lo que significa ser portero de este equipo», dijo hace dos semanas a este diario. 

Compartir el artículo

stats