Kiosco

El Periódico de Aragón

La actualidad del Real Zaragoza

Preocupación con Azón

El delantero del Real Zaragoza, cuya lesión podría ser más seria, no tiene asegurada su presencia el sábado ante el Levante

Iván Azón pugna por el balón con Lluís López durante un entrenamiento. Jaime Galindo.

La presencia de Iván Azón en el partido del próximo sábado ante el Levante aún no está garantizada. El delantero del Real Zaragoza, que fue baja en el estreno liguero frente a Las Palmas por una contusión en su rodilla izquierda, también es duda para la segunda jornada a expensas de la evolución de su dolencia, que podría ser más seria de lo que parece.

De hecho, desde algunas fuentes se advierte de la posibilidad de que el canterano sufra un edema óseo, si bien el club se remite de nuevo al parte médico facilitado el pasado lunes que se refería a la detección de «una contusión en el cóndulo femoral de la rodilla izquierda, descartándose lesiones a nivel meniscal y ligamentosa».

En todo caso, será la evolución de la lesión en los próximos días la que determine el periodo de ausencia del aragonés, que sigue sometido a un plan individualizado y bajo tratamiento de fisioterapia y rehabilitación. Su baja, de momento indefinida, podría ser más prolongada si se confirma el edema óseo, aunque este tipo de lesiones son impredecibles y el tiempo de recuperación puede oscilar entre apenas unos días y varios meses en función del tamaño del edema o la zona en que se encuentre. En el peor de los casos, como el protagonizado por Vigaray en el Alavés con continuas recaídas, la ausencia se ha prolongado durante seis meses. En otros, sin embargo, la recuperación se ha hecho efectiva en unos diez días.

La evolución

Alrededor del 40% de las contusiones óseas provocan un edema o inflamación con sangre en el interior del propio hueso, si bien este tipo de traumatismos, generalmente, no causan grandes complicaciones más allá del pertinente parón. En función de la intensidad de la contusión, el tiempo de recuperación es de apenas unos días si el grado es bajo y no surgen complicaciones, pero siempre bajo una estricta vigilancia y extremando las precauciones para que la zona afectada no reciba más golpes. Por eso, Azón ni siquiera apareció con el grupo en toda la semana pasada, ya que el tratamiento incluye no utilizar la articulación afectada, además de la aplicación de hielo y la toma de analgésicos.

La duda de Azón, que sigue sin ser inscrito en LaLiga, supone un serio revés para Carcedo, que ya no pudo contar con su delantero titular en la primera cita de la temporada. Máximo goleador del equipo en pretemporada junto a Vada (ambos ya fueron los principales artilleros la pasada campaña), el canterano ha mostrado una gran evolución durante el verano para erigirse en la referencia ofensiva de un Zaragoza que, sin él, queda encomendado a Narváez, al que el club pretende dar salida, y Giuliano, recién llegado a la categoría.

El colombiano fue el elegido por Carcedo en Las Palmas y cumplió. En todo caso, la actividad en los despachos sigue centrada en la adquisición de un delantero como objetivo primordial.

Compartir el artículo

stats