Kiosco

El Periódico de Aragón

Real Zaragoza

Iván Azón sigue al margen y crece la incertidumbre

El canterano, tras su golpe en la rodilla ante el Betis, lleva ya dos semanas sin entrenar con el grupo y parece difícil que llegue al choque ante el Levante

Los futbolistas del Real Zaragoza, durante un entrenamiento en la Cuidad Deportiva ANGEL DE CASTRO

Iván Azón sigue siendo el centro de todas las miradas en la actualidad del Real Zaragoza. El delantero no entrenó este martes con el resto de sus compañeros, sigue al margen y ya son dos semanas las que lleva sin estar en la dinámica del grupo. Su presencia en el debut en La Romareda, sin estar descartada al 100%, a estas alturas de la semana parece difícil.

Lo que parecía un simple golpe en la rodilla izquierda del canterano durante el partido de pretemporada contra el Betis va camino de convertirse en algo más serio. La primera pista la dio Juan Carlos Carcedo, cuando en la previa del estreno liguero ante Las Palmas, advirtió que «habrá que seguir la evolución para ver el tiempo de baja». Las palabras del técnico fueron un claro síntoma de que algo no iba del todo bien en la rodilla de Azón. 

El club sigue remitiéndose al parte médico que emitió en el que explicaba que el canterano sufría «una contusión en el cóndulo femoral, descartándose lesiones a nivel meniscal y ligamentosa». Sin embargo, diversas fuentes hablan de la posibilidad de que el delantero sufra un edema óseo, una lesión imprevisible, con una evolución muy variable dependiendo de su gravedad y que puede tener unos plazos de recuperación entre días y meses.

La baja de Iván Azón tiene en vilo al zaragocismo y llega en el peor momento para el futbolista, que espera que este contratiempo no corte su fulgurante progresión, que le ha llevado a portar el número 9 de los aragoneses y a ser la máxima referencia ofensiva del equipo. Además, la lesión del canterano de 19 años trastoca sobremanera los planes de Juan Carlos Carcedo, al quedarse sin el único ariete puro con el que cuenta en la plantilla, aunque jugadores como Narváez o Guliano Simeone puedan adoptar ese rol. Probablemente uno de los dos sea el sustituto de Azón en el encuentro del sábado ante el Levante. 

El colombiano cumplió y se mostró muy activo, aunque sin suerte de cara a gol, en el choque ante Las Palmas y el cedido por el Atlético de Madrid dejó buen sabor de boca durante los minutos que dispuso en el estadio insular. Lo que la ausencia de Azón ha dejado todavía más a las claras es la necesidad de la llegada de otro delantero a la plantilla, objetivo primordial en el que sigue trabajando la dirección técnica, la que sigue atada de pies y manos hasta que se produzca alguna salida, en otro día en el que no parece que vaya a haber novedades en ese aspecto.

En el entrenamiento de este martes, el que también estuvo al margen fue Enrique Clemente, que sigue sin superar las molestias que lo mantienen inédito desde que volvió el equipo al trabajo. La gran novedad de la sesión en las instalaciones de la Ciudad Deportiva fue que Carcedo optó por trabajar con cuatro porteros.

Compartir el artículo

stats