Kiosco El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

La actualidad del Real Zaragoza

El análisis del mercado veraniego del Real Zaragoza: Un refuerzo y seis fichajes

Solo tres de las siete incorporaciones son titulares y únicamente Giuliano está rindiendo bien

Gueye remata de cabeza en los últimos minutos del partido ante el Málaga. Jaime Galindo.

Solo uno de los siete fichajes realizados el pasado verano por el Real Zaragoza está ofreciendo un buen rendimiento. Se trata de Giuliano Simeone, que, a pesar de su inexperiencia y de llegar desde la Segunda RFEF, se ha convertido en la referencia ofensiva de un equipo lastrado por una desesperante falta de gol. 

El argentino, máximo artillero del equipo con cuatro tantos (ha marcado el 40% de todos los goles del Zaragoza), es el único que escapa del suspenso generalizado entre todas las incorporaciones realizadas durante el mercado estival, a excepción del meta del filial Rebollo.

De hecho, apenas tres de esos siete fichajes son titulares. Además de Giuliano, Fuentes y Mollejo se han hecho con un hueco en un once inicial que acoge al colombiano desde que llegó y en el que el madrileño parece haberse instalado a pesar de su irregularidad. Ninguno de los dos, en todo caso, ha conseguido disipar dudas y su rendimiento sigue lejos de una buena versión. El lateral, eso sí, parece destinado a seguir en una formación inicial en la que las alternativas en su puesto son dos canteranos (Nieto y Lasure) que apenas han contado hasta ahora. El primero ha disputado 181 minutos y el segundo solo 19.

Mollejo, por su parte, acumula cinco encuentros consecutivos (los últimos cuatro de Liga y el de Copa ante el Diocesano) en un once en el que, sin embargo, no ha logrado asentarse con autoridad. Autor del gol del triunfo ante el Sporting, el madrileño solo ha sido titular en la mitad de los encuentros que se han jugado y únicamente ha completado uno de ellos.

Del resto, poco. Jairo Quinteros y Rebollo ni siquiera han debutado, si bien en el caso del portero es mucho más normal ya que fue fichado como tercer guardameta del primer equipo y titular en el filial. El boliviano, por su parte, llegó como cuarto central y se mantiene inédito.

Aunque, sin duda, el caso más especial es de Gueye, cuyo fichaje fue anunciado a bombo y platillo por Sanllehí y Torrecilla, que aseguraron llevar mucho tiempo detrás del africano. Sin embargo, apenas ha sido titular dos veces, no llega a 250 minutos jugados y aún no ha marcado. Un fiasco hasta ahora.

Tampoco Manu Molina está respondiendo a las expectativas. El andaluz acumula ya dos encuentros consecutivos sin participar y no aparece por el campo desde que disputó los últimos minutos del encuentro jugado en Vitoria ante el Alavés. Llegó de la mano de Carcedo y comenzó como titular indiscutible, pero su rendimiento ha ido bajando enteros hasta el punto de desaparecer del once y, al parecer, de los planes de Escribá, que no ha contado con él en los partidos que ha dirigido desde que llegó. 

Compartir el artículo

stats