Kiosco El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

REAL ZARAGOZA

Horas decisivas en el Real Zaragoza por Juan Carlos Cordero

El Real Zaragoza está a la espera de que llegue a un acuerdo económico con el Tenerife para desvincularse

El director deportivo del CD Tenerife, Juan Carlos Cordero, en sala de prensa. Carsten W. Lauritsen

La situación de Juan Carlos Cordero en la dirección deportiva del CD Tenerife debe resolverse en las próximas horas, con el Real Zaragoza a la espera de la desvinculación del cartagenero para que pueda incorporarse al organigrama del club aragonés y ocupar la plaza que dejó vacante el cesado Miguel Torrecilla. No ha habido negociación entre clubs y es el propio Cordero quien está tratando con su actual equipo para resolver su contrato. Aunque en un principio solicitó incluso el pago de la parte pendiente de cobro de ese acuerdo, el Tenerife se ha mostrado inflexible y tendrá que abonar una cantidad para romper ese vínculo.

En el club insular ya han empezado a asumir la salida de Juan Carlos Cordero y no ha gustado nada su manera de proceder en este asunto. Cordero renovó el pasado mes de junio con el Tenerife hasta 2025, por lo que ahora su club le remite a los 750.000 euros que le quedan por percibir (su salario son 300.000 euros por temporada) para que pueda romper esa vinculación, tal y como se establece en su contrato. No obstante, el Tenerife aceptaría una cantidad algo menor, en el principio de la negociación sobre los 500.000 euros y a plazos. Eso sí, solo romperá el contrato de Cordero si percibe alguna cantidad compensatoria.

Las negociaciones no sufrieron este miércoles ningún avance sustancial porque el Tenerife disputaba su partido de la próxima jornada ante el Real Oviedo. Cita adelantada porque el equipo canario celebra este fin de semana su centenario con un amistoso ante el Brondby. Antes de eso deberá resolverse en un sentido o en otro la situación de Juan Carlos Cordero.

El tiempo empieza a apremiar a todas las partes. Al propio Cordero, porque no puede dilatar más una situación que no deja de ser incómoda al haber solicitado su salida del club con el que tiene contrato en vigor. El cartagenero quiere irse porque no encaja en el nuevo modelo de gestión en un Tenerife que tiene nuevo máximo accionista y la junta de este mes debe nombrar al nuevo presidente de la entidad. También apremia a los clubs, con el mercado de invierno a la vuelta de la esquina.

La búsqueda

El Real Zaragoza lleva tres semanas con el puesto de director deportivo vacante, después de que el club anunciara una «reestructuración» de su parcela deportiva destituyendo a Miguel Torrecilla –y sus dos ayudantes, su hermano Toño y Javi López– y a Juan Carlos Carcedo. Aunque el director general, Raúl Sanllehí, se dio tiempo para elegir al nuevo director deportivo, la decisión ya no puede demorarse muchos más días. Quien ocupe el puesto, con Cordero como elegido y principal candidato, debe acometer la reestructuración de la plantilla zaragocista en el mercado invernal.

Aunque el número concreto de fichajes dependerá de las salidas que pueda acordar la entidad, el club pretende entre tres y cinco fichajes. La parcela ofensiva es la prioridad absoluta en esa búsqueda, con dos extremos y un delantero como objetivos en el mercado. No obstante, el Real Zaragoza también pretende un central que supla una posible salida de Quinteros y un mediocentro de características diferentes a los que existen actualmente en la plantilla.

Todo ese trabajo, negociar las salidas y conseguir refuerzos de garantías, es el que le espera al nuevo director deportivo del Real Zaragoza. Juan Carlos Cordero es el elegido, la opción número uno de Raúl Sanllehí, que también tiene otros nombres en la recámara con Pep Boada como alternativa más destacada. Cordero no llegaría solo al Real Zaragoza, ya que también incorporaría a sus dos hombres de confianza con los que trabaja en el Tenerife, Santos Olmo y Alberto González.

La solución ya no puede demorarse mucho más en el tiempo. Para poder salir del CD Tenerife, Juan Carlos Cordero tendrá que llegar a un acuerdo económico con su actual club para romper su contrato y poder incorporarse así al Real Zaragoza, con el que también se vincularía para los próximos tres años, hasta 2025.

Compartir el artículo

stats