Kiosco El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

La actualidad del Real Zaragoza

El golpe del derbi

Zaragoza y Huesca afrontan el sábado un duelo vital y de necesidades en su irregular trayectoria. Los zaragocistas llegan invictos con Escribá y con una mejoría con el nuevo técnico y los oscenses lo hacen recuperados tras ganar al Andorra y frenar su minicrisis

La Romareda, llena en un derbi de los jugados en estos últimos años en Segunda entre el Zaragoza y el Huesca. ALVARO SANCHEZ

Un derbi siempre es un partido especial, de los que puede marcar tendencia y de los que son impredecibles en el marcador lleguen como lleguen los dos rivales. Esas dos máximas también son aplicables al Zaragoza-Huesca de este sábado (21.00 h.), un choque casi al final de la primera vuelta, en la jornada 20ª, al que zaragocistas y oscenses llegan con necesidades y con la idea de dar un golpe vital en sus respectivas trayectorias. Los de Escribá, tras 4 jornadas sin perder y 6 puntos de 12 con el entrenador valenciano, para girar la tuerca y mirar hacia arriba tras hacerlo en demasía hacia abajo en este arranque liguero. Los de Ziganda, con la intención de asaltar La Romareda y confirmar tras la victoria de este miércoles ante el Andorra que se ha frenado la caída que vive el Huesca desde la eliminación copera ante el Torremolinos.

Ha vivido el Zaragoza un inicio de Liga mucho más accidentado que su vecino, con un cambio de entrenador incluido, con poco fútbol y menos gol, y con una crisis galopante en el primer año de la nueva propiedad. De ella está intentando escapar con Fran Escribá y para lo que necesitará refuerzos en enero y cambios en una plantilla que de momento no tiene desde comienzos de noviembre un director deportivo para iniciar ese proceso, aunque Sanllehí sea mucho más que un director general a todos los niveles.

Reacción con Escribá

El Zaragoza es mejor que hace un mes cuando Carcedo tuvo que hacer las maletas. El entrenador riojano fue, además, el candidato al banquillo del Huesca, destino que regateó cuando recibió la llamada de Sanllehí. Sin embargo, no le acompañó su estrella en La Romareda y su destitución fue de manual. Llega el Zaragoza al derbi con una reacción en ciernes, con partidos en los que mereció ganar (Málaga y Burgos), con la victoria sufrida ante el Ibiza y con un empate a bostezos en Albacete. El Zaragoza compite mejor y es más equipo, incluso tiene más capacidad ofensiva, pero es obvio que le cuesta una barbaridad todo, sobre todo ganar.

Con 21 puntos, con esa mejoría con Fran Escribá, para el Zaragoza el derbi es un examen ante su gente, a la que tanto ha hecho sufrir esta temporada después de que en verano la ilusión de los aficionados con el cambio en la SAD llevara también a un aumento considerable de socios. El equipo zaragocista solo ha sumado en La Romareda 13 puntos de los 27 que ha puesto en juego, menos de la mitad, y con solo tres triunfos, ante Sporting, Villarreal B e Ibiza, los dos últimos más que agónicos y en el descuento.

En ese sentido, por la trascendencia del partido y por la idea de dar esa alegría a la afición el choque puede marcar un antes y un después para el Zaragoza, que ya alcanzaría los 25 puntos y aún le quedaría una última cita en Leganés antes de un parón y una segunda vuelta donde cualquier meta más ambiciosa que la permanencia le exigirá una puntuación muy superior.

Recupera Escribá a Azón tras ocho semanas de baja y después de las rotaciones se espera un once más reconocible con un buen número de cambios

decoration

Recupera Escribá para la cita a Azón, aunque en ningún caso sería titular, pero la escasez ofensiva de este Zaragoza hace que se le reciba con los brazos abiertos tras ser renovado en verano para que fuera la referencia y ya se ha perdido 13 partidos, jugando solo en seis. No tiene a Cristian Álvarez, al que se espera tras el parón, y tampoco a Petrovic y el entrenador valenciano se sentará por cuarta y última vez en una cabina de prensa y Generelo estará en el banquillo. Tras las rotaciones en Albacete, se espera que por el once asomen habituales, como Bermejo, Lluís López, Grau, Fran Gámez, Mollejo o Vada y con Ratón de nuevo bajo palos tras su último sufrido partido en La Romareda.

Ziganda se presenta a la cita sin Marc Mateu, lesionado, y Juan Carlos Real, expulsado ante el Andorra, pero recupera tras cumplir sanción a Timor y Gerard Valentín

decoration

El Zaragoza tendrá 94 horas entre Albacete y el derbi, pero muchas menos tiene el Huesca, con solo 72 desde que acabó el duelo ante el Andorra. Tanto Escribá como Ziganda han hecho rotaciones en esta semana de tres partidos y el técnico navarro se presenta a la cita sin Marc Mateu, lesionado, y Juan Carlos Real, expulsado ante el Andorra, pero recupera tras cumplir sanción a Timor y Gerard Valentín, al menos tan vitales como los dos primeros. Jorge Pulido también se fue del campo en la segunda parte con un fuerte golpe en la nariz y es seria duda.

A diferencia de Carcedo, que arrancó la Liga con un plan y se llenó de dudas después, Ziganda ha tenido muy claro desde el inicio cuál iba a ser su apuesta, un bloque pragmático y que encajara poco, también porque las posibilidades económicas de este Huesca han sido muy inferiores en el límite salarial, que se quedó en 8,1 millones. Con ese bajón ha tenido que lidiar Martín González y el Huesca arrancó bien y llegó al parón copero con 23 puntos, séptimo y a solo dos puntos de la promoción. Sin embargo, desde el desastre ante el Torremolinos el Huesca se gripó, una minicrisis de tres partidos con un punto que se alejó con el necesario triunfo ante el Andorra que le coloca con 27.

La temporada pasada el duelo en La Romareda acabó en tablas sin goles y el más decisivo de estos años fue el de la 19-20 en la pospandemia, con aquel gol en el descuento de Javi Galán para el Huesca

decoration

El curso pasado, el duelo en La Romareda fue madrugador, en El Pilar, y acabó en tablas sin goles. Mucho más decisivo fue en la 19-20, con el mazazo de Javi Galán en el descuento en una Romareda vacía y que terminó por lanzar al Huesca pospandemia hacia Primera y por alejar al Zaragoza del ascenso directo. En la 16-17, con un gol de Casado, y en la 17-18, con otro de Javi Ros, vencieron los zaragocistas para que en los dos duelos anteriores en La Romareda y en Segunda firmaran tablas, 3-3 en la 15-16 y 2-2 en el primero de ellos, en la 08-09. 

Compartir el artículo

stats