Una vez que el Athletic y el delantero Asier Villalibre alcanzaron un acuerdo de renovación su salida estaba cantada, ya que el club había convencido a Ernesto Valverde de ese movimiento en un jugador que tan apenas cuenta para el entrenador. Villalibre renovó el viernes hasta 2025 y ya ayer sábado el entrenador rojiblanco aseguraba que no podía ser taxativo en el futuro del delantero de Gernika, que saldrá cedido y que, salvo giro que nadie espera, lo hará al Alavés.

El Zaragoza se había posicionado como otros clubs de Segunda (Tenerife, Eibar , Granada, Racing y el propio Alavés) y hasta alguno de Primera, como el Valladolid, aunque no como primera opción en Pucela, pero el jugador ha primado la cercanía con Bilbao y es la mejor oferta económica la del Alavés, por lo que su destino está en Mendizorroza.

La prioridad en el Zaragoza sigue siendo un extremo pero si llega un jugador de ataque y con la vía de Villalibre cerrada, el club apunta a Dyego Sousa (Almería), una operación económicamente muy difícil, o Fran Sol, cedido por el Dinamo de Kiev en el Málaga y al que Cordero ya llevó a Tenerife.