Kiosco El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

La actualidad del Real Zaragoza

Dos victorias seguidas, la cuenta pendiente de Escribá

Tras nueve partidos dirigidos, el valenciano aún no ha enlazado dos triunfos, algo no demasiado habitual tras el último descenso y que frena cualquier avance

Escribá da instrucciones durante el partido disputado en La Romareda ante el Mirandés. ANGEL DE CASTRO

El paso adelante dado por el Real Zaragoza desde que Fran Escribá tomó las riendas es evidente. El equipo ha evolucionado tanto en juego como en resultados y sensaciones, pero la progresión queda en cuarentena ante la falta de regularidad a la hora de encadenar victorias. Porque el conjunto aragonés sigue siendo incapaz de encadenar dos triunfos consecutivos en las nueve jornadas con Escribá al mando, lo que se convierte en la asignatura pendiente del preparador zaragocista.

A pesar de las diez temporadas consecutivas que acumula ya el Zaragoza en Segunda, no viene siendo demasiado habitual que un entrenador recién llegado complete sus nueve primeros partidos dirigidos sin sumar dos victorias de forma consecutiva. De hecho, solo tres técnicos (Víctor Muñoz, Luis Milla e Imanol Idiakez) no lo consiguieron. Tampoco Iván Martínez y Lucas Alcaraz, pero estos ni siquiera llegaron a dirigir nueve encuentros al Zaragoza y fueron destituidos tras el octavo.

El resto de los numerosos inquilinos que han pasado por el banquillo zaragocista desde el último descenso sí logró encadenar dos triunfos seguidos antes de afrontar su décimo encuentro al frente del equipo. El que menos tardó fue Víctor Fernández, con el que el Zaragoza ganó los dos primeros partidos dirigidos por el aragonés (2-1 al Extremadura en La Romareda y 1-2 en El Molinón ante el Sporting), recurso de emergencia del entonces director deportivo Lalo Arantegui para rescatar a un equipo a la deriva en la temporada 2018-19. 

Los otros

Tampoco tardó Rubén Baraja, si bien en el caso del pucelano una de las dos victorias sumadas en las jornadas 2 y 3 de la siguiente campaña se logró en los despachos (0-3 en Alarcón por alineación indebida del cuadro alfarero después de que el duelo acabara con empate sin goles). Una semana después, el Real Zaragoza se impuso por la mínima al Albacete (1-0).

También César Láinez, otro recurso de emergencia para salvar al equipo en la 16-17, acumuló dos victorias consecutivas pronto. En concreto, tras su cuarto partido en el banquillo (2-1 al Mallorca y 0-1 en Miranda). Un poco más tardaron Paco Herrera (2013-14), JIM (20-21) y Carcedo (22-23), que enlazaron dos plenos en su quinto y sexto partido al frente de la escuadra aragonesa. El primero ganó 3-0 al Tenerife y 1-2 al Real Madrid Castilla, mientras que el alicantino derrotó 1-0 a la Ponferradina y 0-1 al Málaga. Carcedo, por su parte, consiguió los tres puntos en Ponferrada (1-2) y justo después en casa contra el Sporting de Gijón (1-0).

Algo más le costó a Lluís Carreras, que tuvo que esperar hasta su sexto partido al frente del Zaragoza para comenzar una racha que se prolongaría hasta la jornada siguiente (1-0 al Leganés y 0-2 en Córdoba), mientras que Agné y Popovic lo hicieron en su séptimo y octavo partido. El aragonés ganó 2-1 al Oviedo y 1-2 en Vallecas en aquella nefasta 16-17 y el serbio inició una gran racha de cuatro triunfos consecutivos (2-0 a Leganés y Recreativo, 4-0 al Barcelona B y 0-1 en Pamplona). 

El que más tardó fue Natxo González, que no ganó dos choques seguidos hasta su octava y novena aparición. Fue frente a Numancia (3-0) y en Lorca (0-2).

Lento avance

De momento, Escribá no ha sido capaz de dotar al Zaragoza de regularidad en forma de victorias y un triunfo nunca ha llegado acompañado de otro justo después. El equipo ganó al Ibiza (2-1) pero no pasó del empate en Albacete (0-0) la semana siguiente. También derrotó al Huesca (3-0) pero después perdió en Leganés (2-1) y a la victoria frente al Villarreal B en tierras castellonenses (2-3) le sucedió una derrota en Gijón (1-0).

Esa falta de capacidad para adquirir un ritmo alto que eleve tanto las prestaciones como las aspiraciones mantiene al Zaragoza en la zona peligrosa, a cuatro puntos de las posiciones de descenso y a diez del playoff, no demasiado alejada de la situación del equipo cuando el director general, Raúl Sanllehí, decidió prescindir de Juan Carlos Carcedo y del director deportivo Miguel Torrecilla. Entonces, la escuadra blanquilla se encontraba a nueve puntos del sexto y a dos del descenso. 

El Zaragoza de Escribá, eso sí, compite más y mejor que el de Carcedo, pero, de momento, no está siendo capaz de traducir esa mejoría en resultados y de adquirir cierta regularidad que le aleje del miedo y le permita, al menos, respirar tranquilo. «Tenemos el potencial que tenemos. Nuestro potencial es el futbolístico, porque mentalmente estamos bien», dijo el técnico recientemente. Pues eso. 

Compartir el artículo

stats