La actualidad del Real Zaragoza

Álvaro Giménez descarta su llegada al Real Zaragoza

El delantero, que estaba dispuesto a firmar solo hasta junio y que rechazó ofertas del extranjero, da por imposible el cambio de opinión de LaLiga en su posible fichaje por el equipo zaragocista desde el paro. El club se resigna a no fichar ahora y todo apunta a que acabará la temporada con la plantilla actual

Álvaro Giménez se lamenta de una ocasión fallada en el partido en la Romareda ante el Huesca de la pasada temporada.

Álvaro Giménez se lamenta de una ocasión fallada en el partido en la Romareda ante el Huesca de la pasada temporada. / ANGEL DE CASTRO

S. Valero

Álvaro Giménez no vendrá al Real Zaragoza. Al menos, eso aseguran fuentes muy cercanas al delantero alicantino, que descartan cualquier cambio de opinión de LaLiga en el cómputo salarial que asigna la patronal de los clubs a la llegada del ariete, sin equipo desde que se desvinculó el 31 de enero del Cádiz. De hecho, desde la agencia de representación del jugador se da por cerrada esta vía para recalar de nuevo en el club aragonés, pese a que el alicantino ha rechazado en las últimas semanas ofertas del extranjero y que estaba dispuesto a firmar solo hasta junio asumiendo un salario bajo, bastante menor del que le computa LaLiga.

El jugador desea venir al Zaragoza y Juan Carlos Cordero, director deportivo, ha apurado las opciones consultando a LaLiga por la posibilidad de inscribir al delantero, pero la respuesta ha sido negativa. Y la idea que se le ha transmitido a los agentes del futbolista desde el conjunto aragonés es que la patronal de los clubs no va a cambiar su decisión y que Álvaro ahora mismo no puede fichar por el Zaragoza ni por la gran mayoría de equipos de Segunda, la práctica totalidad, ya que casi ninguno puede asumir los en torno a 300.000 euros que le computa la patronal por el salario del ariete.

Álvaro, que ya jugó cedido en el Zaragoza por el Cádiz en la 21-22 con Juan Ignacio Martínez como entrenador, anotando 5 dianas en 34 partidos ligueros, de los que fue titular en 22, ya dio el sí a Cordero hace días y esperaba la autorización de la patronal de los clubs para incorporarse de inmediato a las órdenes de Fran Escribá en un equipo tan necesitado de pólvora como el zaragocista, pero este refuerzo no va a llegar. O al menos el entorno del ariete no la espera.

LaLiga a la hora de computar su salario en lo que resta de temporada tiene en cuenta la ficha del jugador en el Cádiz, que superaba los 1,3 millones por curso. De ellos, al Zaragoza le computa en torno al 50% de la mitad de la temporada, por lo que rondaría los 300.000 euros, una cifra alejada de las posibilidades. Y es que la salida de James al Wisla, en la que el club ha abonado parte del salario del nigeriano, apenas libera unos 100.000 y la entidad acabó enero sin margen salarial. Así, el retorno de Álvaro es ya quimera ahora, pese a ser una opción que gusta, ya que Escribá lo tuvo en el Elche, y que conoce la categoría y el Zaragoza, además de que hasta el 31 de enero estuvo en dinámica de equipo en el Cádiz.

Rey Manaj, también descartado

Al Real Zaragoza también se le cayó la otra opción que parecía factible, la de Rey Manaj, delantero que rescindió en el Watford a finales de enero y que apura su rehabilitación de una lesión en el muslo para estar disponible en marzo. El punta albanés, con experiencia en España en el Granada, el Albacete y el Barça B, puede firmar por cualquier club hasta junio, donde regresará al equipo inglés y retomará los dos años de contrato que le restan. Sin embargo, desde su entorno se descarta su llegada a La Romareda y se asegura que tiene posibilidades mejores.

La cesión de James al Wisla, sellada el miércoles 22 de febrero, abrió la posibilidad de un refuerzo que necesariamente tenía que llegar del mercado del paro, con muy pocas opciones reales de fichar, ya que la mayoría de jugadores que están libres llevan mucho tiempo sin entrenar con un equipo, quedando solo 13 partidos y con la puesta a punto de por medio, o suponen un esfuerzo económico al que el Zaragoza no puede llegar porque en sus anteriores clubs tenían salarios elevados.

Resignados a no fichar

Así, desde la entidad zaragocista la posición tras unos días de tanteo de posibilidades es la de la resignación a no incorporar a un jugador desde el paro y acabar la temporada con los efectivos que hay, puesto que las dos alternativas mejor situadas, sobre todo la de Álvaro Giménez, se han caído y se estima que otras opciones no significarían un refuerzo a estas alturas. A la espera del regreso de Azón, en principio dentro de tres semanas ante el Huesca, y sin Mollejo, el Zaragoza se queda así con el mismo frente de ataque y la ayuda de Pau Sans desde el juvenil, algo que ya Escribá dejó entrever el sábado. "Tenemos un límite impuesto por la Liga muy bajo y eso te limita y creo que va a ser muy difícil que venga alguien, pero por si acaso están mirando”, dijo.

Suscríbete para seguir leyendo