La actualidad del Real Zaragoza

Cristian Álvarez no tiene dudas

El meta está decidido a seguir y a cumplir su contrato, seguro de que va a recuperar el nivel tras una temporada aciaga por las lesiones

El Real Zaragoza va a respetar su decisión, aunque fichará a dos porteros para la próxima temporada, con Femenías como un candidato muy claro

Cristian Álvarez saluda a la afición antes del partido frente al Burgos.

Cristian Álvarez saluda a la afición antes del partido frente al Burgos. / JAIME GALINDO

La última vez que a Cristian Álvarez, que va camino de los 39 años, que cumplirá en noviembre, se le preguntó por cómo se veía para la próxima temporada tras un año plagado de lesiones, fue muy contundente en su respuesta. "No pensé en retirarme. Al principio de Liga saqué pecho y dije que me sentía joven y tuve la peor temporada de mi carrera. Esto me dio el aprendizaje grande de vivir día a día y así igual termino jugando a los 40 o a los 42 bajo palos, ¿por qué no?", señaló el arquero del Real Zaragoza. Fue el 8 de mayo pasado y ni 20 días después sufrió una rotura en el isquiotibial derecho que le dejó fuera de los partidos ante el Racing y el Albacete tras haber defendido la portería zaragocista en los tres anteriores (Burgos, Oviedo y Ferrol).

La idea de Cristian, pese a esa última lesión, sigue siendo igual de firme, su intención es cumplir el año que le resta y está seguro, y así lo expresa su entorno, de que va a volver a recuperar el nivel que dio en las seis campañas anteriores a la que acaba de terminar y que su objetivo se mantiene en lograr el ascenso con el Real Zaragoza. De hecho, suma 236 encuentros oficiales como zaragocista, el vigesimosexto que más en la historia del club, y la que empezará en agosto será la octava campaña consecutiva en La Romareda.

Esa seguridad en que volverá a su mejor nivel es la que ha trasladado también al Zaragoza, aunque a su vuelta de vacaciones, ya que ahora está en Argentina, habrá que ir viendo las sensaciones que transmite tras esa última lesión, una rotura en el isquiotibial importante, con un periodo de más de un mes de baja, pero que al haber llegado justo antes de finalizar el curso pues no debe impedirle empezar la pretemporada con el resto el 8 de julio.

En todo caso, el club, con el máximo respeto hacia la figura de Cristian, capitán y con esos 236 partidos a cuestas desde 2017, va a llevar a cabo una profunda reestructuración de la portería, dando salida a Rebollo y a Poussin y no tiene previsto intentar la continuidad de Badía, que ha regresado al Elche, por lo que fichará a dos arqueros, con Joan Femenías, que ha acabado contrato en el Levante, como la opción más próxima y latente, porque es muy del gusto de Víctor, pero no la única, ya que se han tanteado otras, como Christian Rivero, que acaba contrato en el Valencia y que puede renovar para venir cedido. Así, a Cristian no se le va a pedir una salida y Víctor, que no juzga su continuidad como prioritaria e imprescindible, sabe que a su nivel es uno de los mejores porteros de Segunda, pero va a tener esa competencia bajo palos por si acaso la pesadilla en forma de lesiones se mantiene.

Cristian Álvarez, que renovó hasta 2025 tras cumplir 10 partidos en octubre, ha vivido un año terrible en el Zaragoza, empezó jugando el curso a gran nivel y el 5 de octubre en Andorra se lesionó en el isquiotibial izquierdo, volvió dos semanas después, ante el Eibar, y recayó de esa lesión dos veces para estar entonces más de tres meses de baja y que Badía ocupara su puesto a su regreso antes de volver a caer, esta vez en el sóleo derecho, a finales de febrero, en un entrenamiento tras el partido en La Cerámica con el Villarreal B.

Estuvo otro mes de baja y Víctor le dejó en el banquillo al principio y le dio plaza de titular ante el Burgos, con derrota por 1-3, para jugar otros dos encuentros más de titular, en Oviedo (1-0) y ante el Racing de Ferrol (2-2) y lesionarse en un entrenamiento el 23 de mayo y solo poder disputar 13 partdios en la temporada recién concluida, el curso de menor aportación de largo del arquero.