Entrevista | Jugador del Real Zaragoza durante tres temporadas (2021-2024)

Fran Gámez: "La propiedad y Cordero querían renovarme, pero Víctor no contaba conmigo"

"Desde el primer momento vi que no le gustaba", asegura el lateral valenciano, una de las salidas de esta temporada. "Ahora hay un entrenador que tiene mucho mando en la confección de la plantilla y quiere cambiarlo todo", incide

"Me voy con la espina de no haber luchado por el ascenso en ninguna de las tres temporadas, pero el poder jugar en La Romareda, con 25.000 personas todos los días, eso no me lo quita nadie, lo he disfrutado muchísimo"

Fran Gámez posa en la Ciudad Deportiva en su etapa zaragocista.

Fran Gámez posa en la Ciudad Deportiva en su etapa zaragocista. / JAIME GALINDO

Hace una semana se le dijo oficialmente que no se le ofrecía la renovación. ¿Cómo ha ido asumiendo la noticia? Era esperada en todo caso.

Me llamó Cordero para decirme que se habían reunido en Madrid la propiedad, Víctor y él y que ellos querían renovarme, como ya me habían dicho hace un tiempo, pero el míster era el que no contaba conmigo y que la propiedad aceptó lo que dijo el entrenador. Era más o menos esperado, por cómo han ido transcurriendo estos tres meses con el míster, porque no jugaba mucho al principio y puso a Mouriño de lateral, por eso te lo vas esperando, aunque tengas la esperanza de que no sea así hasta el último día. Al final lo que parecía más probable es lo que sucedió.

¿Víctor le explicó en esos momentos por qué apostaba por un central de lateral o sus decisiones?

La primera semana que vino, antes de jugar contra el Espanyol, sí me dijo que no iba a ser titular, que en ese puesto quería un futbolista que diera más equilibrio en el equipo. Esa fue la única explicación que me dio, tampoco yo le pedí ninguna más ni tiene por qué darme más. En su momento le agradecí que fuera así de directo conmigo.

Al final acaba jugando de carrilero cuando dispuso tres centrales y hasta contra el Albacete de lateral izquierdo. Le acabó por convencer…

Cuando cambió el esquema regresé y hasta contra el Racing de Ferrol que volvimos a cuatro atrás lo hice de lateral derecho. De los siete últimos partidos creo que jugué todos de inicio menos ante el Racing de Santander porque estábamos Quentin (Lecoeuche) y yo con cuatro amarillas y por si acaso nos jugábamos todo ante el Albacete el míster decidió que fuera yo el que no saliera. Al volver a estar muy presente en la recta final de la Liga la esperanza de que la renovación podía ir hacia delante la tuve y me ilusioné, aunque un jugador sabe perfectamente cuando no le gusta a un técnico y yo lo sabía.

"Antes de jugar ante el Valladolid Cordero habló conmigo y me dijo que tanto Raúl como él querían que siguiera, que mi agente viniera a la semana siguiente para hacerlo todo rápido. Le dije que si eso era así, que yo me quería quedar y se arreglaría en 5 minutos"

A usted se le dijo a principios de este 2024 que se le iba a presentar una oferta concreta de renovación que finalmente nunca llegó.

Es así, durante el mercado de enero Cordero le dijo a mi agente que me quería renovar y antes de jugar en Valladolid habló conmigo y me dijo que tanto Raúl (Sanllehí) como él querían que siguiera, que mi agente viniera a la semana siguiente para hacerlo todo rápido. Y salí muy contento de ahí, le dije que si eso era así, que yo me quería quedar y se arreglaría en 5 minutos. A la semana siguiente hubo cambio de entrenador y con la llegada de Víctor ya no se ha podido hacer. De hecho, al poco tiempo de ese cambio yo volví a hablar con Cordero y me dijo que él seguía manteniendo la idea, pero que habían cambiado las cosas y que hasta que no nos salváramos no me podía decir nada más.

¿Cómo se tomó los cánticos de 'Gámez quédate' ante el Albacete?

Imagínese. Era algo que no me esperaba, que no ha pasado muchas veces en La Romareda cuando un jugador acaba contrato. Oírlo fue una mezcla de felicidad absoluta y de pena porque en ese momento todo indicaba que no iba a seguir. Mi mujer estaba en la grada y eso nos llevamos nosotros para siempre, me siento muy agradecido.

"¿El Gámez quédate? Oírlo fue una mezcla de felicidad absoluta y de pena porque en ese momento todo indicaba que no iba a seguir. Mi mujer estaba en la grada y eso nos llevamos nosotros para siempre, estoy muy agradecido"

En el anterior partido en casa, ante el Racing de Ferrol, usted saltó al césped tras el encuentro y se quedó más de un cuarto de hora solo, se le vio con lágrimas en un gesto que olía a despedida…

No fue por eso. Fue fruto de la tensión de ese día, que ya empezó antes, en el hotel viendo el Alcorcón-Valladolid. El partido empezó bien, marcando nosotros, después se nos complicó y el gol de Sergi (Enrich) fue vital, para mí el que nos dio la salvación. Sin esa diana no sé qué habría pasado… Al meterme en el vestuario vi que necesitaba estar solo y liberarme, porque todos veíamos que se nos había complicado mucho todo, que íbamos a Santander ante un enemigo que estaba cono un tiro. Fue una mezcla de todo eso.

Esta ha sido sin duda la temporada más rara de las tres que ha estado en el Zaragoza, ¿no?

De altibajos, como la del Zaragoza pero en el plano personal. Arranqué muy bien, como el equipo, que nos sentíamos casi invencibles, después se empezó a complicar todo, ante el Sporting jugamos muy bien, doy una asistencia y no ganamos al final, después me lesionó antes del Eibar, los cuatro partidos que me pierdo se llevan por delante a Fran Escribá, aunque vuelvo ante el Huesca por ellos, por el míster y su cuerpo técnico, que sentía que me habían tratado muy bien y veía que si no se ganaba ese día les podían echar, como así pasó, pero antes se lo dije, que quería estar por ellos en ese partido. Después, con el cambio de entrenador, Julio juega con otro sistema y de carrilero los meses de diciembre y enero fueron los mejores para mí en tres años en el Zaragoza, participando mucho en ataque en goles y asistencias y me encontraba muy bien hasta la lesión ante el Alcorcón. Al volver ante el Eibar me cambia el míster al descanso porque estuve fatal y vuelvo contra el Valladolid, que fue el último partido de Velázquez.

"Con Velázquez tuve una charla muy positiva y enriquecedora, me demostró el tipo de persona que es, muy buena. Ese día ante el Valladolid perdimos y se tuvo que ir, pero me quedé muy tranquilo con esa conversación que tuvimos antes"

Antes de ese encuentro el entrenador hizo con usted lo que con ninguno de sus compañeros, anunció que iba a jugar seguro.

Es cierto, aunque ya durante la semana en el reparto de petos ya lo tenía más o menos claro. Hablé con él esos días, me explicó por qué en los anteriores encuentros no había jugado y fue una charla muy positiva y enriquecedora, me demostró el tipo de persona que es, muy buena. Ese día perdimos y se tuvo que ir, pero me quedé muy tranquilo con esa conversación que tuvimos antes.

Ha elogiado a Escribá y a Velázquez. ¿De Víctor con qué se queda?

Bueno… No sabría decir, me llevo el recuerdo de que es un entrenador con gran historia en el Zaragoza y con el que he tenido la oportunidad de compartir estos tres meses, pero desde el primer momento vi que no le gustaba. Poco más puedo decir.

106 partidos, 15 asistencias, el que más ha dado del equipo estos tres años, dos goles… ¿Qué nota se pone de zaragocista?

 No sé decir la nota, creo que la pone la gente, la afición. Por el cariño que he recibido estas últimas semanas y lo que yo he sentido en Zaragoza, por la calle y en el estadio, será una nota buena seguro. Si no hubiera rendido en el campo todo ese cariño no lo habría recibido. Me voy, eso sí, con la espina de no haber luchado por el ascenso en ninguna de las tres temporadas, sobre todo esta, cuando todo pintaba tan bien.

Siempre dijo que esa era su meta…

Es que vine para eso, para lograr el ascenso. Quería pasar a la historia del club porque la plantilla que lo logre seguro que estará en la leyenda del Zaragoza tras tanto tiempo en Segunda. Por muchas circunstancias no se ha podido conseguir conmigo ahí, pero ahora el deseo es que se consiga más pronto que tarde y celebrarlo como un zaragocista más, porque así me voy de esa ciudad.

Vino en un momento de muchas dudas, con una venta de la SAD en el aire que al final se frustró y sale un zaragocista confeso tres años después.

Es así. Recuerdo que fui el primero en ese verano y llegué a mediados de julio, muy tarde. Volvería a ir a Zaragoza otra vez sin pensarlo y sin mirar las circunstancias por lo que dije, porque quería llevar ese escudo y han sido tres años magníficos para mí que, sin estar arriba como queríamos, el poder jugar en la Romareda, con 25.000 personas todos los días, eso no me lo quita nadie, lo he disfrutado muchísimo.

"A ver cómo hago para ir quitándole a Mateo la camiseta del Zaragoza cuando llegue a otro club, porque se la pone todos los días, es imposible que no la lleve y más ahora en verano. Tocará explicarle todo"

Siempre dice que hay en su hijo Mateo un hincha zaragocista más, después tuvo una niña que nació aquí, ha pasado tres años muy buenos... Zaragoza siempre será especial.

Por supuesto, seguro que vendremos con frecuencia, porque hemos dejado muchos amigos, tanto en el club como fuera. A ver cómo hago para ir quitándole a Mateo la camiseta del Zaragoza cuando llegue a otro club, porque se la pone todos los días, es imposible que no la lleve y más ahora en verano. Tocará explicarle todo, que su padre juega en otro equipo, que no va a ir a La Romareda todos los partidos… Espero que ese cambio no lo note mucho, a ver si conseguimos ponerle la siguiente camiseta, pero seguro que nos costará.

¿Su mejor y su peor recuerdo de estos tres años?

El mejor el día que llegué, por toda la ilusión que sentía por vestir esa camiseta y disfrutar de este club. Y el peor, sin duda, cuando me dijeron que me tenía que ir y no renovaba.

Marcó de chilena ante el Andorra. Ese no debió ser un mal día tampoco…

Algún detalle bonito he dejado en estos tres años para poder incluir en fotos y vídeos. Eso también me lo llevo.

En este verano la idea del club es hacer un cambio muy importante, con muy pocos jugadores intocables y con un número de fichajes que rondará la quincena. ¿Cómo se ve desde fuera eso?

No creo que haya tan mal equipo como la temporada y la clasificación han reflejado, pero es cierto que las aspiraciones eran altas, que en verano todo el mundo que sabe un poco de fútbol veía y nos situaba como un candidato a luchar por el ascenso, pero no se dio y son las circunstancias del fútbol. Con una temporada así, con tres entrenadores, tantas cosas raras, lesiones, fallos, sanciones… Es obvio que los jugadores no rendimos al nivel esperado y ahora hay un entrenador que tiene mucho mando en la confección de la plantilla y quiere cambiarlo todo.

"No tengo nada en firme, espero que no se alargue mucho en el tiempo, que donde sea mi sitio ya empiece la pretemporada desde el primer día, eso sí me gustaría"

Ahora hay que acertar, porque la obligación del ascenso se mantiene como siempre.

Es que el objetivo es ese, solo puede ser ese, al menos luchar por poder estar en los puestos de arriba, lo que apenas ha pasado en estos tres años que he jugado allí, donde no estuvimos a la altura, ni en el nivel del equipo ni en los puestos que al menos te dan el derecho a ilusionarte cuando llega la recta final.

¿Hacia dónde encamina su futuro? Tiene opciones en Segunda y es probable que sea un rival del Zaragoza la próxima temporada.

Ahora mismo no lo sé, estamos esperando un poco a todo, que se definan todos los equipos. No tengo nada en firme, espero que no se alargue mucho en el tiempo, que donde sea ya empiece la pretemporada desde el primer día, eso me gustaría. Ahora, solo queda esperar.