Real Zaragoza

Un Real Zaragoza insoportable

El equipo aragonés se ha quedado a 12 puntos o más del playoff en cinco de las seis últimas temporadas y en la mitad de ellas ha acabado en el mismo puesto: 15º

Un aficionado zaraogocista se lleva las manos a la cabeza durante un partido en La Romareda.

Un aficionado zaraogocista se lleva las manos a la cabeza durante un partido en La Romareda. / MIGUEL ÁNGEL GRACIA

Jorge Oto

Jorge Oto

El Real Zaragoza lleva demasiado tiempo siendo insoportable. La mediocridad en la que se ha instalado el equipo aragonés a lo largo de las últimas temporadas le han apartado cada vez más de cualquier aspiración más allá de salvar el pellejo y continuar con esa indigna cuenta que alcanza ya las doce temporadas consecutivas en Segunda División. Es un Zaragoza paupérrimo y vulgar empeñado en prolongar el sufrimiento de una afición devastada. 

El reflejo de la desgracia que viene envolviendo al Zaragoza en las últimas campañas son los puntos que le vienen separando de las posiciones de playoff. Los 13 de la recién concluida temporada son la segunda distancia más corta en las cuatro últimas, solo superior a los 12 de la 21-22, con JIM en el banquillo y en la línea de los 14 del curso pasado y algo mejor que los 17 de la 20-21 y la 18-19.

Así, en cinco de las seis últimas campañas la distancia final con el playoff no ha bajado de aquellos 12 puntos. Solo en la 19-20, con Víctor Fernández en el banquillo, el conjunto aragonés se apartó de esa tendencia. Entonces, la irrupción de la pandemia frenó en seco a un Zaragoza que iba directo a Primera pero que se echó a perder cuando el balón volvió a rodar tras el largo parón por el virus.

Fue la excepción que confirma la dolorosa regla. Una vez más, el equipo aragonés ha estado tan lejos de la zona noble como cerca de un descenso que apenas pudo ahuyentar en la penúltima jornada, cuando fue capaz de lograr los tres puntos en Santander ante el Racing. Hasta entonces, no hubo tranquilidad posible. Solo en una ocasión anterior (en la 16-17 con otro aragonés, César Láinez, como salvador), se había tardado tanto en sellar matemáticamente la permanencia.

Evidentemente, semejante calvario se ha traducido en la posición clasificatoria. En la mitad de las seis últimas temporadas, el Zaragoza ha acabado 15º, la posición que ha ocupado este curso, en la 20-21 y en la 18-29. El fiasco es absoluto.

Y es que el abismo ha sido el escenario habitual en el que se ha desenvuelto un Zaragoza que apenas ha disputado tres promociones de ascenso en estos once años completos que lleva en el infierno. Y en solo una de ellas (la de la 14-15 cuando eliminó al Girona y se quedó a apenas seis minutos del ascenso en Las Palmas) pasó de la primera eliminatoria. 

En este sentido, el Zaragoza lleva tiempo siendo, junto al Tenerife, el más veterano de la categoría, ya que solo ellos dos acumularán doce temporadas consecutivas en Segunda, señal inequívoca de la vulgaridad de un equipo aragonés que, durante este periodo, ha visto ascender a 21 equipos diferentes a Primera División (22 si el Oviedo se impone al Espanyol en el playoff en curso).

«Hay que recapacitar sobre lo que está ocurriendo, porque esto es un sufrimiento insoportable como zaragocista. Siempre hay profetas del pasado y es muy complicado en esta ciudad aceptar una realidad que es la que nos ha llevado hasta aquí. Hay que aprender de los que hacen las cosas bien, ser muy comedidos en todo y aprender desde el autoanálisis, la humildad y reconocer en lo que nos hemos equivocado. Ojalá este momento sea el renacer del Zaragoza», dijo Víctor tras ganar en Santander. Pues eso.