La opinión de Sergio Pérez

Tasende, Badía, Femenías y el mercado en cocción del Real Zaragoza

El último nombre que ha saltado con fuerza a la palestra es el de Tasende, lateral izquierdo del Villarreal, al que Juan Carlos Cordero ya intentó fichar la pasada temporada. El mercado del verano lleva sus tiempos y tiene sus procesos. Quedan casi todos los galgos interesantes por saltar y más de 70 días por delante. El Real Zaragoza va a disponer de un muy buen límite salarial. Podrá fichar por propuesta económica, no sólo apelando al romanticismo.

Tasende posa con una camiseta del Villarreal.

Tasende posa con una camiseta del Villarreal. / VILLARREAL CF

Sergio Pérez

Sergio Pérez

Si hoy fuese 1 de septiembre del año en curso, la situación sería alarmante. Pero no es 1 de septiembre. Ni siquiera 1 de agosto. Ni 1 de julio. Estamos a 20 de junio y al mercado futbolístico del verano de 2024 le quedan por delante más de dos meses, muchas hojas por caer y muchas nuevas todavía por escribir.

Desde la sacudida institucional que supuso la salida de Raúl Sanllehí de la dirección general, atenuada con la rápida llegada de Fernando López para el mismo puesto y cerrado el caso con el fichaje del ejecutivo catalán por el Inter de Miami, el Real Zaragoza sólo ha realizado un movimiento deportivo de manera oficial: la renovación de Adrián Liso hasta junio de 2029 con un contrato profesional ganado a pulso en un momento de máxima convulsión y en el que el canterano sacó la cabeza por encima de la mayoría de la plantilla para ganarse un pasaje en el viaje del primer equipo.

El mercado tiene sus tiempos, sigue su curso y lleva una velocidad propia. Cada operación tiene sus connotaciones. Algunas son sencillas y se resuelven pronto y otras acaban enredándose en una mar de problemas y se alargan hasta los últimos días de agosto. El Real Zaragoza está comenzando un proceso que se prolongará durante más de 70 días en los que sucederá de todo: grandes alegrías, algunas decepciones, fichajes de dificultad conseguidos, contrataciones frustradas, tiras y aflojas con otros clubs, ofertas aceptadas, ofertas rechazadas, renovaciones sencillas, renovaciones complejas, rescisiones simples, salidas duras…

Cuando junio aún consume sus últimas fechas, en plena fase embrionaria del mercado, el Real Zaragoza continúa cociendo a fuego lento numerosas operaciones. El último nombre que ha saltado con fuerza a la palestra es el de Tasende, lateral izquierdo del Villarreal. Juan Carlos Cordero ha vuelto tras sus pasos. Las dos veces anteriores terminaron sin éxito. A la tercera intentará que sea la vencida.

Tasende se une así a otros nombres que ya estaban sobre la mesa: Edgar Badía, Joan Femenías, Dotor, Gori Gracia, Hugo González, Roberto López o Soberón. Al tiempo, Soro quedó desvinculado definitivamente del Granada y es libre para buscar destino. Veremos qué postura adopta finalmente el club en este caso. Los mercados de verano son muy largos y prácticamente ningún equipo consigue todo lo que quiere. El Real Zaragoza, tampoco.

El proyecto 24-25 empezará pronto a tomar sus primeras formas. Aún quedan casi todos los galgos interesantes por saltar. Eso sí, la SAD está acudiendo al mercado más reforzada económicamente que nunca en estos doce años en Segunda. Es decir, será competitiva y podrá firmar jugadores por propuesta económica, no solo apelando al romanticismo. Si el ojo es bueno para distinguir el bien del mal, dinero habrá.