REAL ZARAGOZA

El primer título de la historia del Real Zaragoza, la Copa de Ferias, cumple 60 años

El 24 de junio de 1964 el Real Zaragoza conquistó el primer título de su historia, la Copa de Ferias, al imponerse en la final disputada en el Camp Nou al Valencia por 2-1 con goles de Villa y Marcelino

Tres días antes el gallego había hecho campeona de Europa a España y doce después el equipo levantó la Copa frente al Atlético

La alineación de la final: Yarza, Cortizo, Santamaría, Reija, Isasi, Pepín, en la fila de arriba; Magallón (masajista), Canario, Duca, Marcelino, Villa y Lapetra, agachados.

La alineación de la final: Yarza, Cortizo, Santamaría, Reija, Isasi, Pepín, en la fila de arriba; Magallón (masajista), Canario, Duca, Marcelino, Villa y Lapetra, agachados. / REAL ZARAGOZA

El primer título de la historia del Real Zaragoza cumple hoy 60 años. Fue un miércoles 24 de junio de 1964, noche de San Juan en el Camp Nou, ante 10.000 espectadores, frente al Valencia en la Copa de Ferias. Fue la primera ocasión en la que este título se decidió a partido único debido a los múltiples compromisos de ambos equipos en esas semanas. Hacía tres días que España, con Reija, Villa, Lapetra y Marcelino, se había proclamado campeona de Europa frente a la URSS con un tanto de cabeza del delantero zaragocista. Y cuatro más tarde, el equipo tenía la vuelta de las semifinales de Copa frente al Barça, en la que acabaría remontando para llegar a otra final y otro título menos de dos semanas después.

Era la segunda final para el Real Zaragoza, que un año antes había caído en su primera aparición en la pelea por un título, en la Copa de España, así que el equipo salió a por todas. La alineación era la de gala, aunque no se juntaron los cinco magníficos en la delantera: Yarza en la portería, Cortizo, Santamaría y Reija en defensa ayudados por Pepín, Isasi y el brasileño Duca como volantes y la magia de Canario, Villa, Marcelino y Lapetra en un ataque de ensueño.

Villa adelantó a los zaragocistas, vestidos de rojo y azul, en el minuto 40 al empalar un disparo perfecto en un saque de esquina de Lapetra que peinó ligeramente Marcelino. Sin embargo, antes del descanso Urtiaga volvió a poner las tablas. En la segunda parte tuvo que ser de nuevo el trío internacional, los campeones de Europa, quienes fabricaron la jugada del gol. Era el minuto 65 y una triangulación entre los tres acabó con el gol de Marcelino que resultaría definitivo. Stanley Rous, presidente d ela FIFA, entregó al capitán Quique Yarza el título de campeones.

Era el primer título de la historia del club, el que consagró definitivamente a Los Magníficos como el equipo de leyenda que fueron. Y eso que la temporada no había sido fácil. En Liga el equipo se estaba alejando de los cinco primeros puestos y en las Copas, tanto la europea como la nacional, sufrió para eliminar al Lieja (hizo falta un desempate) y sufrió frente al Mallorca. La pañolada de La Romareda ese día provocó que el siguiente, el 11 de mayo de 1964, el presidente Waldo Marco anunciara la destitución de Ramallets, el técnico que alineó por primera vez a Canario, Santos, Marcelino, Villa y Lapetra. Su sustituto, temporal porque Roque Olsen ya aguardaba para el curso siguiente, fue el exfutbolista del club Luis Belló.

Y antes de disputarse la final de la Copa de Ferias el equipo perdió a cuatro de sus puntales para la disputa de la Eurocopa, Reija, Villa, Lapetra y Marcelino. Los dos últimos fueron titulares en la final frente a la URSS y, el gallego, protagonista con el gol a Yashin que le dio fama internacional. Ese partido fue el 21 de junio, tres días antes de la final de la Copa de Ferias. El día 22 Lapetra, Reija y Villa ya están en la concentración zaragocista, pero nadie sabía nada del goleador. Hasta que lo vieron por televisión... en un hospital madrileño junto al marqués de Villaverde y yerno de Franco. Llegó apenas 24 horas antes de la final.

El camino del Real Zaragoza hacia el título no fue sencillo. Eliminó primero sin problemas al Iraklis griego (0-3 y 6-1), después al Lausane suizo (1-2 y 3-0), posteriormente a la Juventus ganando por 3-2 en casa y aguantando un 0-0 en Turín y, por último, al Lieja en unas semifinales que tras el 1-0 con el que acabaron ambos partidos necesitó de un desempate que se jugó en La Romareda (así lo decidió una moneda) y acabó con 2-0. El 24 de junio el Real Zaragoza empezó su leyenda.