La opinión de Sergio Pérez

Joao Basso, Álex Forés y los pies de plomo de Víctor Fernández y Cordero

Aligerar la plantilla es imprescindible para hacer hueco a las entradas, el punto clave de esta pretemporada y el que definirá el signo del futuro cuando comience la Liga. De ahí que Víctor y Cordero vayan despacio y con buena letra, sin precipitarse, tratando de pisar sobre seguro y con objetivos de altura nada fáciles de firmar, entre ellos Joao Basso y Álex Forés.

Álex Forés, junto a un escudo del Villarreal después de su última renovación.

Álex Forés, junto a un escudo del Villarreal después de su última renovación. / VILLARREAL CF

Sergio Pérez

Sergio Pérez

Escenificada ya la unión entre todos los estamentos con capacidad de decisión en la SAD, la parte del consejo de administración que representa al Atlético, entrenador, dirección deportiva, presidencia y dirección general, que estamos en la era de la imagen, el Real Zaragoza está listo para volver al trabajo este mismo lunes con un grupo de jugadores muy extenso y que nada tendrá que ver con el que forme el equipo cuando se cierre el mercado y arranque septiembre.

Sobran muchos y faltan tantos o más. Las fuerzas vivas del club, que son las que figuraban en la fotografía tomada en el restaurante de Madrid el pasado jueves y algunas que no aparecían en ella, tienen todavía un trabajo muy largo y exigente por delante en las ocho semanas que quedan de mercado de verano.

La tarea más apremiante es dar salida al numeroso grupo de futbolistas con el que Víctor Fernández no cuenta para su proyecto, con casos espinosos porque afectan a jugadores con fichas altas y varios también complejos por la fecha de finalización de los contratos, lo que dificultará sus desvinculaciones y provocará que la SAD tenga que realizar un importante desembolso económico para llevar a cabo la purga. Los que se han de ir están ya seleccionados. El tiempo irá aclarando las cosas y resolviendo los conflictos que irán surgiendo conforme el reloj se vaya vaciando de arena.

Aligerar la tropa es imprescindible para hacer hueco a las entradas, el punto clave de esta pretemporada y el que definirá el signo del futuro cuando comience la Liga. El Real Zaragoza va a disponer de un límite salarial importante, por debajo de varios clubs de la categoría, pero compatible con aspirar a buenos fichajes y a los puestos altos de la tabla. Para Cordero y Fernández, o mejor dicho, para Fernández y Cordero, que el orden de los factores sí altera el producto en este caso, será decisivo elevar el ratio de aciertos en las contrataciones el máximo posible.

Cada error penalizará mucho y cada acierto relanzará el proyecto y pondrá armas en las manos del técnico. De ahí que la SAD vaya despacio y con buena letra, sin precipitarse, tratando de pisar sobre seguro y con objetivos de altura. Para el centro de la defensa, además de intentar retener al general Francés, el Real Zaragoza suspira por los huesos del brasileño Joao Basso, un futbolista con nivel de Primera División y virtudes notables para Segunda. Para el ataque, el talón de Aquiles de la plantilla durante tantos años, Víctor está tratando de convencer a Álex Forés, autor de 16 goles en el Villarreal B la pasada campaña, con un buen presente y un futuro muy interesante. Algunas de las primeras opciones ya se han caído (Ander Herrera o Roberto López, por ejemplo), pero otras caerán y el Zaragoza empezará a coger vuelo.