La actualidad del Real Zaragoza

El Real Zaragoza, en el 'top 3' de masificación en Segunda

Solo el Almería y el Tenerife tienen ahora mismo más fichas ocupadas que el Real Zaragoza ya que, con Gori Gracia y Tasende, suma 26

Ahora mismo, el club aragonés no podría inscribir a ningún jugador al no tener espacio físico para ello

La plantilla zaragocista, antes de empezar un entrenamiento en el fibnal de la temporada pasada.

La plantilla zaragocista, antes de empezar un entrenamiento en el fibnal de la temporada pasada. / MIGUEL ÁNGEL GRACIA

En un mercado tan difícil como el de Segunda y con tanta igualdad económica, salvo en los clubs recién descendidos, que exhiben habitualmente músculo, aunque ninguno como el Almería, que acaba de ejecutar las opciones de compra el meta Luis Maximiano, el defensa Bruno Langa y el medio Idrissu Baba con 10,4 millones de por medio, contar con un vestuario despejado y con fichas libres es un factor a tener en cuenta, decisivo en el mercado de enero, más corto en tiempo y de menos movimientos, pero importante también ahora, puesto que la operación salida, cuanto más elevada sea, más condiciona la de entrada. Hay que recordar que LaLiga, al final del mercado, obliga a inscribir a todos los jugadores que tienen contrato y que ningún futbolista se puede quedar sin dorsal.

El Real Zaragoza, ahora mismo, es uno de los 5 clubs que tienen sus fichas profesionales ocupadas, en el caso zaragocista con 24 más las llegadas ya cerradas y no anunciadas de Gori Gracia y Tasende. Con 26, y contando a Liso, con ficha del filial pero a todos los efectos del primer equipo, solo le superan el Tenerife (32), que está a punto de dar salida a Elady, el meta Javi Díaz, Sipcic o Rubén Díez, Jamelli, y el Almería (31), mientras que el Cádiz y el Eldense poseen 25.

Queda dicho que en esas fichas profesionales el Zaragoza siempre puede inscribir con dorsal del B a Adrián Liso, recién renovado y que apunta a llevar número del filial, aunque es pieza clave en el primer equipo, en la próxima temporada, o a Gori Gracia, fichado ya y que se evaluará en julio si se queda o sale cedido, pero no por ejemplo a Borge, que cumple 23 años en noviembre. Es decir, ahora inscribiría a todos los futbolistas que tiene, con esos dos con ficha del filial. En todo caso, el Zaragoza necesita liberar espacio para que puedan llegar futbolistas nuevos, no menos de nueve, y eso implica dar salidas, que superarán la docena con total seguridad, un mercado pues muy agitado para Juan Carlos Cordero y Víctor Fernández.

Pocos intocables

Y es que, ahora mismo, solo hay seis jugadores con cierto grado de intocables. Francés, que si no renueva puede salir traspasado o quedarse para hacerlo libre en un año, Liso, Moya, Lluís López, Francho Serrano y Marc Aguado, este último con un gran interés del Elche en que se ponga de nuevo a las órdenes de Eder Sarabia, como ya estuvo en el Andorra. Además de que los recién llegados Femenías, Soberón y Tasende, cuando sea oficial el miércoles este último, tienen también sitio, lo mismo que Borge, que hasta bien entrada la temporada, mínimo octubre, no estará disponible, por lo que su salida este verano es imposible. El resto, en mayor o menor medida, son susceptibles de cambiar de aires este verano.

Y el resto, en mayor o menor medida en cuanto a la urgencia de esa salida son Poussin, Rebollo, Luna, Jair, Lecoeuche, Jaume Grau, Bermejo, Sergi Enrich, Bakis, Azón, Baselga, Sabin Merino, Guillem Naranjo y Gori Gracia, este por su situación de recién llegado y tras dos temporadas lesionado en el cruzado y una última de una presencia irregular en el Espanyol B en el curso pasado. Y después están las situaciones excepcionales de Nieto y Cristian, que han vivido un curso pasado muy complicado por las lesiones.

En el lado contrario, por las puertas abiertas en este verano, está el Mirandés, que cada pretemporada vive una revolución en su plantilla y sobre todo con las cesiones como protagonistas. Ahora mismo, el cuadro jabato solo tiene 9 fichas ocupadas, por las 13 del Cartagena y las 14 del Burgos, que tienen espacio de sobra para los fichajes que vayan llegando.