La actualidad del Real Zaragoza

Los test físicos del retorno

Cristian, Nieto y Francho, que acabaron el curso lesionados, vuelven con la idea de empezar con el grupo en un verano que para los dos primeros supone una prueba. Borge, en plena rehabilitación, seguirá al margen

Nieto, acompañado de dos fisioterapeutas en el entrenamiento del Real Zaragoza.

Nieto, acompañado de dos fisioterapeutas en el entrenamiento del Real Zaragoza. / JAIME GALINDO

Son situaciones distintas, aunque tienen un común denominador, haber acabado el curso pasado en la enfermería del Real Zaragoza. Lo hizo Francho Serrano, con una fascitis plantar de la que está recuperado en la práctica, casi cuatro meses después de parar el 20 de marzo, por lo que la idea es que regrese con el resto, al menos en la mayoría del trabajo. Y será uno más Carlos Nieto, después de que el desgarro, o avulsión, en el tendón proximal de su isquiotibial derecho le haya dejado ya diez meses fuera del grupo, aunque acabó la temporada haciendo algunas partes con el resto. Cristian Álvarez también está recuperado de la rotura en el isquio derecho que sufrió a finales de mayo. Para estos dos últimos, el verano tiene el sabor de examen para mostrar, como están seguros de hacer, que pueden ser uno más.

El meta ha pasado sus vacaciones en Argentina trabajando muchos días en doble sesión para superar esa lesión y llegar en las mejores condiciones tras una temporada aciaga para él, con una rotura en el isquio izquierdo en octubre, con recaída posterior, otra en el sóleo a finales de febrero y la mencionada en el isquio derecho. Demasiadas lesiones camino de los 39 años, pero Cristian ya dejó claro en sus redes sociales el 25 de junio que no contempla otro escenario que no sea el de su continuidad. «Mi ilusión sigue siendo que volemos juntos hacia el lugar del que nunca debimos marchar», escribió. Es decir, que quiere cumplir su contrato, el año que le resta, aunque el Zaragoza ya ha fichado a Femenías y mantiene la idea de que vuelva Edgar Badía desde el Elche.

Nieto fue operado de su gravísima lesión a finales de septiembre y la recuperación ya se preveía larga. Tuvo que bajar el nivel en su regreso al grupo con Víctor en abril y se decidió que no volviera a jugar en la pasada temporada puesto que la pierna lesionada, la derecha, aún estaba muy lejos del nivel de potencia y resistencia de la otra. Ahora, va a empezar con todos y al mismo nivel de cargas y esfuerzos para comprobar sobre el terreno que el objetivo de volver un año después de lesionarse, el pasado 10 de septiembre, es factible.

Con el grupo no empezará seguro Borge, operado a mediados de marzo de la rotura de la plastia del cruzado de su rodilla izquierda y que suma 4 meses de los no menos de 7 que estará de baja. Lluís López, Sabin Merino o Bermejo, estos dos en sus cesiones, acabaron la Liga pasada con lesiones que ya han tenido que superar.